dimarts, 4 de setembre de 2007

DEATH PROOF

Una sesión doble que debió verse en tres horas, ha tardado cuatro semanas en ser completada en nuestro país.

Después de la genial Planet Terror, esperaba con ansiedad la segunda mitad del proyecto Grindhouse. Todo el mundo hablaba que la película de Tarantino era, sin duda, mejor que la de Robert Rodríguez. Algo que parecía lógico viendo el currículum general de ambos directores.


Una expectativa creada que, finalmente, ha acabado produciendo una decepción. Creo que el verdadero espíritu del proyecto se lo ha llevado Robert Rodríguez. Quizás con menos personalidad que Tarantino supo crear unos personajes y una serie de situaciones que hacían disfrutar de la película desde el primer al último minuto. Sin embargo en Death Proof, la mayor parte del metraje es más un homenaje a su propio cine que a las películas de los 70.


Sin haber visto la versión original del film, de menor duración, seguramente la parte que más se haya alargado sea la de los diálogos interminables entre las protagonistas de la primera parte del film. Pues esta película es básicamente chicas hablando, hablando y hablando sin parar. Con diálogos made in Tarantino, a los que nos tiene acostumbrado, pero, desgraciadamente, la mayor parte de ellos (en su primera mitad) carecen del entretenimiento, gracia y chispa que podíamos encontrar en otras de sus películas. Diálogos más cercanos a una mala adaptación de una novela de Lucía Etxebarría.


Por suerte, la película, también nos ofrece al mejor Tarantino rodando escenas de acción cuando rinde homenaje a las películas de persecuciones en coche. Y todo gracias a la aparición del personaje central de la película el especialista Mike, interpretado por un gran Kurt Russell, dando lo mejor de sí mismo. Primero con apariciones inquietantes presagiando a uno de los serial killer que pasará a la historia del cine, lo vemos en las sombras de su coche, en un primer plano de espaldas en el bar. Cuando se nos descubre como el asesino que estábamos esperando, con una secuencia nocturna en carretera que crea tensión, Quentin Tarantino da rienda suelta a su destreza, con una secuencia muy propia de él, mostrándonos una colisión entre vehículos cuatro veces, una por cada punto de vista de las chicas que montaban en el coche.


Un parón en el hospital que vimos en Planet Terror (con la aparición de Marley Shelton dando vida a la doctora del film de Rodríguez) nos sirve para dar paso a la segunda parte del film. Protagonizada por otro grupo de chicas, esta vez, especialistas de cine. También con diálogos interminables, pero por suerte bastante más entretenidos que los del principio. Seguramente las referencias a films y situaciones relacionadas con el mundo del cine, conecten mejor con el espectador y, posiblemente, con el propio Tarantino y su mundo. Con un plano secuencia en un bar con las chicas conversando, prácticamente calcado al famoso inicio de Reservoir dogs.


Situaciones triviales que dejan paso a la gran persecución de coches del tramo final. Lo mejor, sin duda, de la película. Rodada sin efectos generados por ordenador, como se hacía hasta Terminator 2, se presenta como el auténtico homenaje a famosos films de los 70, como menciona Tarantino: Bullit o French Connection. Y alguna de las partes incluso recuerda a Los locos del Cannonball.


En esta película con mayoría de personajes femeninos, Tarantino rinde homenaje a los especialistas y dobles. Así aparece Zoe Bell haciendo de sí misma, la doble de Uma Thurman en Kill Bill.

Y, entre los cameos, encontramos al propio Tarantino, a su colega Eli Roth y personajes de Planet Terror como las gemelas Avellan.


Seguramente este segmento de Grindhouse haya sido el más dañado por la separación de ambos films por parte de los productores. Pues el metraje añadido entorpece más que aporta. Un proyecto perdido en Europa, no sólo por su separación, si no también por la extirpación de los fake-trailers, sólo visibles (de momento) en la red.

Lluís Alba

Verlo en la web
Ir a inicio de zumbarte

1 comentari:

Anònim ha dit...

estic d´acord,mes entretinguda planet terror que death proof.
El Chevrolet Nova i el Dodge Charger RT de Stuntman Mike,espectaculars.
marc m.