dijous, 31 de gener de 2013

The girl



Telefilm de la HBO, cadena de televisión responsable de las mejores series del momento, que se centra en la relación de Hitchcock con Tippi Hedren durante el rodaje de Los pájaros (The birds, 1963) y Marnie, la ladrona (Marnie, 1964).

Probablemente el telefilm se ha realizado a raíz de la preparación de la película Hitchcock (ídem, 2012) de Sacha Gervasi protagonizado por Anthony Hopkins, que se centra en la época del rodaje de Psicosis (Psycho, 1960). Por lo que cronológicamente podríamos situar posteriormente el telefilm, y resultaría un buen complemento para conocer la intrahistoria de los rodajes de Hitchcock.

Sirva también de complemento saber que el protagonizado por Anthony Hopkins está basado en el libro Alfred Hitchcock and the making of Psycho (1990) de Stephen Rebello a partir de hechos contrastados y reales. Mientras que The girl, toma como referencia el libro Spellbound by Beauty: Alfred Hitchcock and His Leading Ladies (2008) (editado en España por Lumen bajo el título Las damas de Hitchcock) de Donald Spoto, creado en base a rumores y bastante crítico con la figura personal del director.

Es por ello que el Alfred Hitchcock interpretado por Toby Jones -actor al que suelen buscar para hacer el film "b" sobre un biopic, como ya le pasó en Historia de un crimen (Infamous, 2006) de Douglas McGrath en el que interpretó a Truman Capote el mismo año en el que Philip Seymour Hoffman se llevó el Oscar por la recreación del mismo personaje- se nos muestra como un director déspota, capaz de hacer sufrir física y psicológicamente a Tippi Hedren (Sienna Miller) tanto para mejorar sus dotes interpretativas como por despecho al haberlo rechazado sexualmente.

Más allá de lo que queramos creer sobre la parte más tortuosa que se narra en el film, es interesante ver la recreación de algunos momentos de los rodajes así como la buena ambientación de la época. Aunque si el mismo argumento tratara sobre personajes anónimos, el interés por el telefilm sería prácticamente nulo.

Lluís Alba
www.zumbarte.com

dimarts, 29 de gener de 2013

El vuelo



Tras un periplo de más de 10 años en los que ha dirigido tres films de animación basados en la captura de movimientos (Polar express, Beowulf y Cuento de Navidad), Robert Zemeckis regresa al cine con actores de carne y hueso sin necesidad de redibujarlos.

Para ello, el oscarizado director, ha contado con la colaboración de Denzel Washington que llevaba 11 años alejado de la ceremonia de los Oscar, y regresa gracias a la interpretación de un piloto de avión adicto al alcohol y a las drogas sobre el que se sustenta la mayor parte del film.

Abordar un drama sobre una adicción de este tipo en una película mainstream como esta tiene sus pros y sus contras. Por un lado, la secuencia del accidente aéreo es espectacular y difícilmente se hubiese podido realizar de no mediar un presupuesto importante. Pero el lastre de contentar a un público mayoritario hace que el desenlace sea demasiado feliz, esperanzador y condescendiente con un personaje y unas situaciones que eran todo lo contrario hasta los minutos finales.

Por lo que el resultado final es un drama académico, tan eficaz como impersonal, con buenas interpretaciones, destinado a contentar en primer lugar a un público generalista como bien sabe hacer Zemeckis.

Lluís Alba
www.zumbarte.com

divendres, 25 de gener de 2013

Movie 43



A partir de una premisa en la que unos adolescentes buscan un vídeo prohibido en internet, vemos los cortos que ellos van encontrando por la red. Así el film está formado por unos 10 u 11 cortos (perdí la cuenta, lo lamento) sin ningún hilo argumental conductor más allá de decantarse por el humor gamberro (a ser posible escatológico) y cierta crítica a algunos patrones norteamericanos.


Entre los directores destaca Peter Farrelly, que dirige 2 de los cortos y se encuentra en su salsa. Especialmente destacable es el que abre la función con una cita a ciegas entre Kate Winslet y Hugh Jackman, que sienta las bases de por donde puede ir el conjunto de la película. También es digno de mención el protagonizado por Naomi Watts, en una burda pero eficaz crítica a los padres que eligen educar a sus hijos en casa sin llevarlos a la escuela. Y, si alguno sale un poco de la norma, es aquel en el que Kieran Culkin y Emma Stone tienen un diálogo en un supermercado parodiando irónicamente las comedias ochenteras de corte romántico, con un estilo más parecido al cine de autor de los 90.


Como todo film creado a base de cortos es bastante irregular, como prueba la elección de directores tan dispares como uno de los hermanos Farrelly, Brett Rattner o la actriz Elizabeth Banks. Como parte positiva está que, por muy malo que sea un corto, en pocos minutos se brinda la oportunidad de ver otro totalmente distinto.


En general, el tipo de humor del film está destinado a un público adolescente (a ser posible fumado). Pero aquellos que no entren dentro del target principal, seguramente también encuentren divertido más de un episodio.


Y, para finalizar, es de recibo advertir a aquellos que huyen del cine nada más comenzar los títulos de crédito que tienen el peligro de perderse el último corto, protagonizado por Elizabeth Banks y Josh Duhamel, uno de los más divertidos con un toque muy cartoon.

Lluís Alba
zumbarte.com

dijous, 17 de gener de 2013

Lincoln



Para los estadounidenses Abraham Lincoln es un personaje más cercano a una deidad que a un ser humano terrenal. No es de extrañar que sea una de las figuras más representadas en el cine, según imdb entre films y capítulos de series ha tenido 308 apariciones. Incluso para los que no somos norteamericanos conocemos a la perfección su icónica imagen y la mayoría podría saber detalles de su vida sin haberlo estudiado jamás en el colegio.

Además es un tema recurrente por lo que ha sido abordado de diversas formas, sirva de ejemplo para no ir más lejos: La conspiración (The conspirator, 2010) de Robert Redford en el que se narraba el juicio posterior a su asesinato o Abraham Lincoln: Cazador de vampiros (Abraham Lincoln: Vampire hunter, 2012) de Timur Bekmambetov, un divertimento pulp en la que se narraba la historia del presidente como si realmente hubiese dedicado su vida a matar vampiros.

Con todo esto, no es de extrañar que Steven Spielberg llevara tiempo empeñado en realizar un film biográfico de Lincoln. Optando por adaptar parte del libro Team of Rivals: The Political Genius of Abraham Lincoln de la historiadora Doris Kearns Goodwin. El film se concentra principalmente en el mes de enero de 1865, durante las postrimerías de la guerra de secesión el congreso de los EEUU debate sobre la creación de la decimotercera enmienda en la constitución que serviría para abolir la esclavitud. Así, el film, se aleja de la parte más espectacular o entretenida que conocemos de Spielberg para presentar una película basada principalmente en una enorme cantidad de diálogos sobre política y estrategias militares que, a pesar de ser excelentes, pueden alejar al público poco interesado en la historia de EEUU.

La factura del film es impecable, así como la dirección de Spielberg que no olvida al 100% que su cine también es entretenimiento y en algunas ocasiones hay pinceladas de humor que aligeran la pesada carga del contenido principal del film. Como también vemos la maestría del director cuando omite mostrar directamente algunos acontecimientos históricos, de sobras conocidos para el público estadounidense (y en general para los del resto del planeta) para centrarse en la reacción de algunos personajes con respecto a los hechos.

Sumado a todo esto, unos intérpretes excelentes y en estado de gracia. Como no podía ser de otra forma, Daniel Day-Lewis borda un personaje bastante distinto al que hemos visto hasta el momento. Su Lincoln es de carácter habitualmente amable, que usa un discurso metafórico válido para cada ocasión y capaz de solucionar los conflictos más complicados. Como he dicho al principio, casi una deidad.

Lluís Alba
www.zumbarte.com