dijous, 31 de juliol de 2008

Doomsday. El día del juicio

Después de dos películas destacadas en el género del terror, Neil Marshall apuesta por la acción de serie B con Doomsday.

Es un claro homenaje a míticas películas del género. Toma la base de 1997: Rescate en Nueva York. Cambiando a antihéroe por antiheroína, también tuerta (aunque con ojo cibernético en lugar de parche) que también tiene que entrar en un lugar sitiado, esta vez una Escocia totalmente amurallada en lugar de la ciudad de Nueva York. De Mad Max toma la estética para una de las bandas sitiadas en Escocia, de Aliens la secuencia del ejército sitiado en un laboratorio. Incluso de películas más recientes como la idea del virus en 28 días después.

Si a todo ello le añadimos una buena dosis de acción sin descanso, gore, persecuciones de coches, caballeros medievales, aparición de actores míticos como Malcolm McDowell o Bob Hoskins, buenos personajes como la protagonista y el punky rubio, lectura y corrupción política etc… deberíamos estar hablando de una de las pelis de la década en lo que al cine de acción de serie B se refiere… Sin embargo esta vez no le falla el fondo si no la forma. Desgraciadamente la película viene empañada por unas secuencias de acción siempre iguales: planos muy cortos y que pasan a toda velocidad. Imposible de entender nada en la mayoría de esas secuencias. Comparable a Michael Bay.

Bastaba con homenajear a Carpenter también en la forma (tal y cómo hacía él con Howard Hawks) para hacer de Doomsday una de las pelis a recordar. Ahora solo queda algunas buenas pinceladas para una película fallida.

Lluís Alba

X-Files: Creer es la clave

Seis años después de finalizar una de las series más destacadas de la televisión, Chris Carter retoma a sus personajes para la película X-Files: Creer es la clave.

Realmente no sé si había algún motivo para hacerlo. Y, por lo visto, los fanáticos de la serie han quedado más decepcionados que nadie. Se obvian todas las subtramas de la invasión extraterrestre y su infiltración en el FBI. Seguramente para hacer más accesible la película al público que no ha visto la serie. Y ese es el gran error del film, querer gustar al público ajeno a la serie a costa de fastidiar a los seguidores.

La película se deja ver, es un capítulo largo, correcto. Pero no pasa de ser buen telefilm de un domingo por la tarde-noche. Una investigación policíaca con tintes fantásticos. Y un argumento que se basa en el espíritu primario de la serie: Mulder cree en lo fantástico y Scully en lo racional. Así toda la película mantiene la duda sobre si lo que ocurre tiene algo de paranormal o no. Y, finalmente, será el espectador que escoja lo que quiera. Los Mulders creerán que el cura es un psíquico y los Scullys no.

Posiblemente haya sido el dinero lo que haya motivado una nueva película de de Expediente X, pero creo que es mejor contentar al público real de la serie que no al ficticio potencial. Supongo que Fox también quería creer como Mulder en que había un público más allá de la serie para contentar. Si lo hay, no encontraron la fórmula adecuada.

Lluís Alba

divendres, 25 de juliol de 2008

dissabte, 19 de juliol de 2008

TRAILER - Sé quién me mató

video
Estreno directamente en DVD alquiler: 8 de octubre

dimecres, 2 de juliol de 2008

Aliento

Nueva película de Kim Ki-Duk que se estrena en nuestro país. Y parece que en occidente tiene más seguidores que en Corea. Su anterior película, Time, sólo tuvo 30.000 espectadores.

Por ello, Aliento, es una película de más bajo presupuesto que las anteriores, con 500.000 dólares (y rodada en 15 días) que fue lo que ganó con la venta al extranjero de dos de sus películas: Hierro 3 y El arco. Algo digno de admirar, porque probablemente le cueste mucho llegar a recuperar ese dinero. Pero, al menos, puede trabajar en lo que le gusta.

A los que les guste las anteriores películas de Kim Ki-Duk también le gustará esta. Aunque a mí me ha parecido la más floja de las que he visto (por si alguien quiere calibrar mis gustos, la que mejor me pareció fue Hierro 3). Aún así tiene muchos elementos que la hacen muy recomendable para los aficionados al cine asiático.

La historia, ya de por sí, es original. Una mujer, Yeon, que ya no se habla con su marido ve en la tele a un condenado a muerte y decide ir a visitarlo a la cárcel. Y establece una relación con él como si fueran una pareja que se acaba de conocer. Prepara la habitación en la que se pueden reunir con papel impreso de cada estación y prepara cuatro citas como si estuvieran en un picnic. Empezando por la primavera, verano, otoño e invierno (algo que recuerda, sin duda, a una de sus anteriores películas). Y vemos cómo contrasta su triste vida en casa con su marido, con la alegría que tiene cuando está en la cárcel con su nuevo amante.

También podemos ver el mismo contraste del preso, Jin, cuando está en una pequeña celda junto con 3 presos más, durmiendo en el suelo. Y manteniendo relaciones homosexuales con uno de ellos. Así vemos el paralelismo entre los celos del amante en su celda, con los celos del marido de Yeon cuando este se entera de sus visitas carcelarias.

Kim Ki-Duk también interviene en la película con el curioso papel de jefe de seguridad de la prisión. Haciendo un paralelismo con su faceta de director, aquí vemos cómo observa desde las cámaras de seguridad la relación que mantiene la pareja en la cárcel. Moviendo las cámaras y decidiendo que plano quiere ver de ellos en cada momento.


Lluís Alba