dilluns, 30 de juny de 2008

Las crónicas de Narnia: El príncipe Caspian

Después del éxito cosechado con El león, la bruja y el armario Disney vuelve a la carga con la segunda película de Las crónicas de Narnia: El príncipe Caspian.

El orden de las películas sigue el orden de publicación de los libros, diferente al cronológico que es cómo se puede encontrar a la venta actualmente en la mayoría de ediciones. Algo que crea confusión y no se sabe si esta es la 2ª película o el 4º libro o que es. Yo me decanto por esta opción, tal y cómo se publicaron y no por la cronológica. Pero para el que le interese más saber del tema tenemos suerte de que Dios creó la Wikipedia y podéis consultar su orden aquí.

Cuando vi la primera película de Las crónicas de Narnia, tenía muy reciente en mi memoria las películas de El señor de los anillos e hizo que me pareciera una película de segunda fila, además de tener ese tufillo cristiano que por mis prejuicios aún me hacía más insoportable esa historia. Pero ver esta secuela de un modo más relajado y sin esperar nada del otro mundo ha hecho que me parezca mejor película que la primera. A pesar de sus dos horas y media no sólo no se me hizo larga si no que me pareció un gran espectáculo de cine de aventuras para toda la familia. Como viene siendo habitual en estas secuelas es algo más oscura que la anterior entrega (y no me refiero a la iluminación) pero sin llegar a nada que pueda ofender en exceso a las familias de bien que seguro que inundarán las salas.

Visualmente me sigue pareciendo muy inferior a las películas de Peter Jackson. Pero quizás sea más un concepto diferente de estilo, más clásico el utilizado por Andrew Adamson. O por estar muy acostumbrado a que estas grandes producciones sean filmadas con fondos digitales en los últimos años, y ver un bosque natural me resulte más artificial que el creado en un ordenador. En El príncipe Caspian cada vez que veo a los personajes en un bosque no me creo que sea un bosque de otro mundo, si no que, al girar la cámara, me imagino que podría ver una casa o un parque de cualquier ciudad occidental del siglo XXI. Curiosamente eso no me pasaba en El señor de los anillos (a pesar del supuesto plano en el que se veía a un tractor en el horizonte).

Otro problema es el de los actores principales: Caspian y los hermanos Pevensie que, en apariencia, dan el pego, pero sus actuaciones no pasan de lo correcto. Excepto la hermana pequeña que tiene más naturalidad que los otros cuatro actores juntos. Esperemos que de mayor no pierda ese desparpajo y, durante su adolescencia, no se drogue en exceso ni sufra bulimia y llegue a ser una buena actriz.

Sobre la apología del cristianismo, que aparece en las novelas y, por eso, me parece bien que esté en las películas, tiene el problema que es algo sibilino para adoctrinar a los niños en la fe y usa al personaje de la niña pequeña para que se sientan más identificados, pues es la única que tiene fe en Aslan (que viene a ser Dios) y acaba por tener razón en su empeño. Para los adultos que ya hayan optado por tener fe o no, es demasiado evidente y no tenga ningún efecto cambiante. Pero peor que eso me parece la moralina asexual que hay en el final de la película cuando se dan un beso dos personajes y la pequeña Lucy dice que espera no entender que encuentran en eso cuando sea mayor y el adolescente Edmund le dice que él ya es mayor y no entiende que les guste eso.

Lluís Alba

divendres, 20 de juny de 2008

El increíble Hulk

Con El increíble Hulk estamos ante un caso curioso. Casi diría sin precedentes. Es una secuela de una primera película imaginaria. Oficialmente será secuela de Hulk de Ang Lee, pero el cambio de rumbo que pretendían tomar hace que en los créditos veamos un resumen de una primera parte diferente a la que hizo Ang Lee, no sólo por el cambio de actores si no por la ausencia de la trama principal del primer film que se basaba en el padre de Bruce Banner.

Si comparamos ambas películas, El increíble Hulk sale perdiendo por goleada. Ante un Hulk de Ang Lee tildado de aburrido (algo que no comparto) pero con buen argumento y guión. Con una capacidad visual y dirección artística muy superior a la mayoría de pelis de superhéroes. Ahora nos encontramos con una peli donde prima la acción por encima de todo. De todo, y sobretodo de un guión aburrido y repetitivo. La peli nos muestra una y otra vez los intentos del general Ross por capturar a Banner, este se cabrea transformándose en Hulk y los apalea. Unos efectos especiales más que correctos, pero bastante por debajo de los de Iron man.

Creo que los únicos motivos para hacer esta secuela han sido para hacernos olvidar el Hulk de Ang Lee (cosa que no han logrado) y así preparar el status quo del personaje para la próxima película de Los Vengadores. Al igual que en la reciente Iron Man, SHIELD está presente en la película (desgraciadamente en España lo siguen traduciendo como ESCUDO). También podemos observar en los créditos como el material militar está diseñado por Stark industries, y el nombre de Nick Fury también aparece relacionado con SHIELD. Esta vez también tenemos un pequeño guiño final como en Iron man, aunque antes de los créditos, con la aparición de Robert Downey Jr. Interpretando a Tony Stark (al menos esta vez no hace falta que aguantéis los interminables créditos).

También aparecen los diferentes guiños al espectador más friky. Como el cameo de Stan Lee (bastante divertido). El de Lou Ferrigno, al que Edward Norton le llega a decir que él sí es auténtico. Una broma, similar a la licra amarilla de Lobezno en X-men, con unos ridículos pantalones lilas cómo lleva en los cómics. Podemos leer en un sobre D. Banner como pseudónimo de un personaje (broma sobre el inexplicable cambio de nombre que tuvo Banner en la serie televisiva de los 70). Incluso no sé si es una broma el que un ordenador que usa Bruce Banner empiece a arrancar con el Norton antivirus o simplemente es un buen sponsor.

Espero que las próximas pelis de los personajes que formarán Los vengadores, sean más parecidas a Iron man. El año que viene tendremos Thor, y después El capitán América (supongo que esta, especialmente, la cuidarán mejor). Creo que Louis Leterrier le ha sentado mal a la franquicia, y eso que a mí me encantan las dos pelis de Transporter. Pero en este Increíble Hulk he pasado más rato aburrido que entretenido.

Lluís Alba

dissabte, 14 de juny de 2008

El incidente

Si Shaun of the dead era una comedia romántica con zombies, El incidente es una peli de zombies sin zombies.

Con lo cual pierde parte de la gracia de este tipo de películas. A parte de las escenas impactantes en la que la gente se suicida (muchas de ellas ya vistas en el tráiler), el resto del metraje nos muestra a Mark Wahlberg y a sus acompañantes huyendo de las zonas donde la gente es afectada por lo que sea que les mate. Mientras nos muestran pinceladas de una crisis un poco idiota su matrimonio. Es tan idiota el motivo de la crisis que el propio personaje encarnado por Wahlberg se burla en la cara de su esposa explicándole una historia ficticia con una farmacéutica.

Tan idiota es la crisis como lo parece el personaje de Zooey Deschanel, no sé si es por culpa de la actriz o de las indicaciones de Shyamalan para crear un personaje introvertido misterioso. Creo que hay diferencias entre ser introvertido e idiota, y es un matiz que apenas se aprecia en su actuación.

Ya que la mayor parte de la peli es bastante sosa, y con un final del tipo… no tengo ni idea de cómo acabar la película, destacaré las partes más positivas de la peli o las que más me han gustado:

-El inicio, va directo al grano sin ningún prólogo explicativo.
-El cameo de Shyamalan, sólo apreciable en los créditos del final.
-La mayoría de muertes: los obreros que se tiran al vacío, la mujer en el parque, la secuencia del policía, el del zoo, la cortadora de césped etc…
-El ¿cameo? de Brian O’Halloran (el Dante Hicks de Clerks). De acuerdo no es un cameo, sino un simple extra. Pero para los fans de Clerks, es una alegría verlo aunque sean pocos segundos.

Por lo demás, para películas apocalípticas con tratamiento humano de trasfondo mejor quedarse con todos los zombies de Romero, los infectados de 28 días, semanas después y La guerra de los mundos de Spielberg.

Lluís Alba

dijous, 5 de juny de 2008

La niebla de Stephen King

Creo que es la primera vez que salgo con lágrimas en los ojos emocionado por ver un final tan hijo puta como este. No tiene otro nombre. Sólo por como acaba ya merece que esta película pase a la Historia (sí, con mayúsculas) del cine.

Pero como no pienso fastidiar ese final a nadie que no la haya visto hablaré del resto del film que no es nada desdeñable. Aunque soy fan de lo fantástico y del terror, no soy muy seguidor de Stephen King, los (pocos) libros que he leído de él me han gustado, pero llegó a un punto que me cansaron y me parecían más de lo mismo. Sus últimas adaptaciones a la pantalla tenían buenas intenciones pero se perdían en una maraña de situaciones ya vistas. Probablemente la falta de un realizador de nivel como en sus primeras adaptaciones era algo que se notaba demasiado.

Por suerte Frank Darabont ha demostrado nuevamente tener un buen nivel. Ya había adaptado dos obras de Stephen King: la vanagloriada Cadena perpetua y la aburrida La milla verde.

Así que con solo saber el título (y tener claro que no era otro remake de la peli de Carpenter) he visto esta Niebla de Stephen King. Una película de serie B, no muy original (excepto el mencionado final), deudora del cine de personajes encerrados con peligro acechando fuera (es decir, lo que siempre se menciona en estos casos: Río Bravo, La noche de los muertos vivientes, o incluso se parece más a su secuela Dawn of the dead reduciendo el centro comercial a un supermercado). Que sabe mantener su interés durante sus más de dos horas de metraje de una forma sencilla pero eficaz, combinando secuencias del desquiciado ambiente que se crea entre el grupo de personas encerradas en el super con los ataques de monstruos y demás fauna variopinta que habita en la niebla.
Sobresale el personaje antagónico de Marcia Gay Harden, una de las grandes bazas del film es ver cómo evoluciona de loca del pueblo a mesías salvadora. Que estemos en una película con aire de serie B fantástico hace que nos creamos más fácilmente que ese cambio ocurra tan rápido. La situación en la que se encuentran los personajes encerrados, me ha recordado (salvando las distancias) a algunos memorables gags absurdos de Muchachada Nui o a un glorioso episodio de South Park en la que se quedan encerrados en un hospital a causa de una nevada.

No sólo es una peli eficaz sino que tiene algunos planos muy logrados: El título del film mostrado en el horizonte de una tormenta y cómo hace un zoom inverso la cámara para que veamos como la familia de Thomas Jane lo está viendo desde la venta de su casa. El surrealista plano en el que el árbol entra en el estudio de la casa. O la primera aparición de uno de los insectos engañándonos con un simple truco óptico de escalas.

En definitiva, una buena peli rematada con un excelente final que hace salir más satisfecho del cine.

Lluís Alba