dijous, 28 de maig de 2009

Vacaciones de Ferragosto

El premio a la mejor opera prima del festival de Venecia, recayó sobre esta película con un director de más de 50 años y protagonizada por mujeres octogenarias. Aunque Gianni Di Gregorio debuta en la dirección, tiene una dilatada experiencia como guionista y ayudante de dirección, sobre todo al lado de Matteo Garrone, que saltó a la fama recientemente por Gomorra. Esta vez Garrone acompaña a Di Gregorio como productor en Vacaciones de Ferragosto.

El cine de autor siempre tiene algo de autobiográfico, y esta película toma como punto de partida una situación real del propio Di Gregorio, de algo que podría haber sido y no fue. Pues se encontraba en un punto de partida similar al del personaje, cincuentón, con deudas, viviendo con su madre y algo alcoholizado. Su casero le pidió que se hiciera cargo de su madre durante las vacaciones de Ferragosto (el 15 de agosto) a cambio de perdonarle algunas deudas. Pero se negó por dignidad. La película muestra lo que podría haber pasado si hubiese aceptado la oferta.

Gianni Di Gregorio se interpreta a sí mismo y tiene que convivir durante unos días con su madre, la madre y la tía del administrador de la finca y con la madre de su médico de cabecera. Para hacerlo más creíble optó por escoger personas que no habían actuado nunca, dificultando que las escenas siguieran el guión preestablecido. Aunque lo imprevisible pueda parecer perjudicial para la película, esto le hace ganar mucho más en espontaneidad, realismo y una gran credibilidad de las ancianas, que son el auténtico motor de la función. También condicionó formalmente la película, pues Di Gregorio se vio forzado a usar la cámara en mano para filmar a las ancianas en cualquier momento, y cogerlas desprevenidas. Lo que le da un toque de documental, de película casera que podría haber filmado el mismo personaje y enseñarla a sus amigos para que vieran cómo se las apañó un verano conviviendo con cuatro ancianas.

Aunque tenga cierta apariencia de película improvisada, hay un guión y un gran trabajo de personajes. Lleno de pequeños detalles que enriquecen el universo particular de cada anciana: la que busca una affaire, la que desea comer lo que le prohíben, la que pelea por su televisor etc... Haciendo de Gianni un anfitrión que debe cuidar de las ancianas que, a su edad, no difieren mucho del comportamiento de unos niños traviesos. Un guión que nos hace reflexionar sobre la vida en la tercera edad, enfocado desde la comedia, que hacen que la hora y cuarto pase volando. No le falta ni le sobra nada, incluso tiene tiempo para la sutileza para darnos pinceladas de una posible homosexualidad de Gianni.

Si recientemente se estrenó Ángeles y demonios, y servía como un gran espot sobre la ciudad de Roma, Vacaciones de Ferragosto también tiene una pequeña secuencia en la que vemos Roma a lomos de una Vespa. Y si estas dos películas no son suficientes para incitarnos a visitar la ciudad eterna, siempre nos quedará la Champions.

Lluís Alba

dijous, 21 de maig de 2009

Ángeles y demonios

Ron Howard no pasará a la historia por haber revolucionado (ni evolucionado) el cine. Pero, al menos, sí pasará como uno de esos directores de oficio que han pasado por Hollywood. De esos que gustan a los grandes estudios, pues se puede contar siempre con ellos para tener lista una película decente sin causar ningún problema, al contrario de esos directores con gran ego que se creen artistas. Su constancia fue premiada hace unos años, con el Oscar al mejor director por Una mente maravillosa, a pesar de tener bastantes menos méritos para ello que en otras obras de su filmografía.

Ángeles y demonios, vendida como secuela de El código Da Vinci, a pesar de ser escrita antes, demostrando que no tiene la menor importancia a si las aventuras de Robert Langdon fueron primero en Roma o en París. Lo que sí importa es que la realización de Ángeles y demonios es posterior, y se han corregido algunos detalles que hacían de El código Da Vinci una película algo aburrida y desagradable a la vista. Por un lado vemos que el horrible pelucón que llevaba Tom Hanks en El código Da Vinci, ha pasado a la historia. La duración de la película es algo menor, mejorando el ritmo. También se beneficia de la novela, que no tiene flashbacks históricos entorpeciendo la narración, ni los precipitados (y forzados) viajes.

A pesar de los esfuerzos por dar veracidad a la película, hay que tomársela como una ficción de entretenimiento, pues el argumento es tan descabellado que no se lo cree ni el propio Langdon. Si la película no es catalogada dentro del género fantástico es por la cantidad de detalles histórico-geográficos que aporta la novela de Dan Brown. Para los aficionados al misterio creará interés por saber más de los Illuminati y los turistas desearán visitar Roma para poder ver el Panteón, la piazza Navona o El Vaticano. Por ellos es mejor no pensar mucho en la verosimilitud de la historia, ni en los garrafales fallos de guión (viendo que también los había en El código Da Vinci, creo que son conscientes y forman parte del estilo Dan Brown). Lo mejor es disfrutar de una película correcta de entretenimiento, que logra evadirnos de nuestra triste vida durante un par de horas.

Si fuera responsable de la televisión del Vaticano, contrataría a Ron Howard para retransmitir la próxima fumata blanca. Mostrada más claramente y con mayor espectacularidad que el plano lejano que dificulta la visión del humo blanco al que estamos acostumbrados en la televisión. Incluso le dejaría grabar un plano aéreo de la chimenea en algún helicóptero con camarlengo saltando en paracaídas incluido. Quizás así la Iglesia tendría nuevos devotos.

Lluís Alba

dijous, 14 de maig de 2009

X-men orígenes: Lobezno

El primer spin-off de las películas de X-men se salda con una película sin personalidad, con un argumento plano y con unos CGI hechos con prisas.

Todo lo que creó Bryan Singer en las dos primeras X-men queda prácticamente olvidado en esta película. Diría que sólo Hugh Jackman dándole credibilidad a un personaje de cómic, que aparece desdibujado (tanto físicamente por unos efectos digitiales de pena como por su personalidad) si lo comparamos con las dos películas de Singer. Si su fuga en medio de la producción de X-men 3 había dejado mermada aquella película, por lo menos el equipo técnico y la preproducción hiceron que se viera una película potable. Su total ausencia en X-men orígenes: Lobezno se nota mucho más de lo que debería ser.

No tiene mucho sentido apropiarse de una serie de personajes creados en un cómic, para modificarlos tanto que poco tienen que ver con sus originales. Si, al menos, siriviera para hacer una buena película, podría decirse que (al contrario de lo que predican los superhéroes de Marvel) el fin justifica los medios. Pero aquí no hay fin ni medios. No es que esperara ver una adaptación del cómic de Barry Windsor Smith de Arma-X, pero al menos dejaba a entender mucho mejor el proceso de alteración de la memoria de Logan. Aquí reducido a un absurdo momento final metido con calzador con el disparo de unas balas de adamantium, que le hacen perder la memoria simplemente porque sí.

Aunque físicamente no da el pego, al menos Liev Schreiber, hace una buena actuación como Dientes de Sable. Tal y cómo presentan al personaje en la película hubiese sido imposible que el wrestler de la primera parte hubiese podido repetir su papel. Otro personaje que sale bien parado es Gámbito, aunque desgraciadamente está metido en la película sólo porque había que meter a alguien chulo y molón que pueda ayudar a Lobezno.

Wade Wilson, el Masacre de los cómics queda reducido a unas brebes apariciones al inicio que le acercaban al célebre mercenario bocazas del cómic. Por desgracia lo estropean al final transformándolo en un autómata mudo. Un personaje interesante, que tuvo una de sus etapas más divertidas con los guiones de Joe Kelly, está totalmente desaprovechado en la película.

Hay una secuencia en la que se nota la mano de Richard Donner en la producción, en la que se muestra a una pareja de ancianos que acoje a un Lobezno desnudo recién transformado con esqueleto de adamantium. Le dan la ropa de un hijo que ya no está con ellos... Quién sabe si se ha ido a Metrópolis a trabajar de periodista.
En esta misma secuencia, vemos uno de los peores CGI hechos para una película de gran producción, en la que las garras de Lobezno parecen un dibujo animado, evidenciando que había una carrera contra reloj para estrenar la película a tiempo.

Lluís Alba

Star trek

La idea de renovar una de las sagas más longevas de la ciencia-ficción, no podía caer en mejores manos que J.J. Abrams, el referente actual del éxito en la televisión.

Sus provocadoras declaraciones diciendo que nunca fue fan de Star Trek, no contradicen que se haya documentado para tener una base clara. Al menos queda reflejado en la pantalla con una serie de guiños a los fans:el esgrima de Sulu, el insectoide que controla las mentes de La ira de Khan, muere un secundario del Enterprise vestido de rojo en la única vez que salen de la nave, vemos la simulación de la Kobayashi Maru etc... Y por supuesto, la aparición de un longevo Spock interpretando por el auténtico Leonard Nimoy.

Pero lo más importante era hacer una renovación para atraer a nuevos seguidores sin perjudicar a los trekkies de siempre, algo que parecía misión imposible. Presentar una precuela cometer incongruencias argumentales con lo que se había visto hasta ahora, era algo que ni George Lucas había logrado. Así que el equipo de J.J. se saca de la manga un recurso ingenioso de viajes temporales para que todo lo que vemos sea un universo alternativo a lo visto hasta el momento. Y así podernos mostrar auténticas provocaciones como la explosión de Vulcano o a Spock enrollándose con Uhura.

Otra de las provocaciones de J.J. también fue decir que era más fan de Star Wars que de Star Trek. En realidad no es que sean dos aficiones incompatibles, pero es como trabajar para Pepsi y decir que te gusta más la Coca-cola. Y la influencia de Star Wars se nota mucho en esta película, es mucho más dinámica, llena de aventuras y acción que cualquier película anterior de Star Trek. Además hay unas referencias claras a la saga de George Lucas, como la comentada destrucción de Vulcano, tal y como Darth Vader destruía Alderaan, o el momento de Kirk sólo en un planeta nevado, como Luke Skywalker en Hoth.

También hay sitio para las ideas propias de Abrams, los elementos de viajes en el tiempo y el conflicto entre hijos y padres que hemos visto en Perdidos o en Alias también están presentes en Star Trek. Además de sus guiños personales como la bebida Slusho.

Aunque la película gana mucho más en dinamismo y entretenimiento (una novedad que ya aportó Nicholas Meyer en La ira de Khan), pierde un poco toda la parte filosófica de reflexión más propia de la ciencia ficción, la parte esencial para que Star Trek haya tenido una vida tan larga. Seguramente sean reflexiones más propias de personajes en una edad adulta y no en una aventura de teenagers que es lo que J.J. Abrams nos presenta.

Una renovación de la saga que gustará a algunos y disgustará a otros. Para los nostálgicos decirles que siempre nos quedarán los DVDs de todas las pelis y series dispolibles en España (excepto la última temporada de Enterprise que sigue inédita en nuestro país).

Lluís Alba

diumenge, 3 de maig de 2009

Star trek VI: Aquel país desconocido

Star trek V, no tuvo una buena acogida de público, con lo que se planteó hacer un reinicio de la saga, contando la juventud de los tripulantes del Enterprise, sin embargo se acercaba el 25 aniversario y se creyó más oportuno darle una buena despedida a la tripulación original.

La última película protagonizada por el elenco original, volvió a estar a estar a la altura de lo mejor que se ha visto de Star trek. Seguramente haya dudas entre cual es mejor si Star trek II o VI, pero lo que sí queda claro es que las dos mejores tienen algo en común: fueron dirigidas por Nicholas Meyer.

Aunque Meyer no había estado del todo ausente en las anteriores películas, aquí volvió a retomar el mando con más fuerza y más poder de decisión que cuando dirigió Star trek II. Para empezar pudo imponer el título (Aquel país desconocido, frase de Hamlet) que ya deseó introducir en la segunda parte.

La influencia de la serie de La nueva generación también fue determinante para la génesis de esta película, pues sirvió de puente para explicar cómo los klingon pasaron de enemigos acérrimos de la Federación a ser aliados. Para la creación de este argumento, Nicholas Meyer y Leonard Nimoy tomaron como referencia la situación política del momento: la caída de la URSS. Entre los paralelismos podemos encontrar cómo los klingon pretenden esconder la explosión de la luna Praxis, tal y como los soviéticos intentaron hacer con Chernóbil.

El interés de Meyer por Shakespeare también tuvo su importancia en la película, además del mencionado título, la traición es uno de los puntos fuertes de la historia. Tenemos a un traidor en el Enterprise y, a varios en la Federación por primera vez en una película (en La nueva generación ya se había visto algo parecido en el episodio Conspiración de la primera temporada). El traidor en el Enterprise resulta ser Valeris, una joven vulcana a la que Spock aprecia. En un principio se quiso que fuera Saavik la traidora, incluso Meyer deseaba volver a contar con Kristie Alley, pero como renunció se descartó rápidamente la idea.

Una de las escenas más valoradas es la cena en el Enterprise con los klingon, dónde se masca la tensión a cada frase. Con un Kirk que tiene que reprimirse a pesar de saber que su hijo fue asesinado por un klingon y con estos comportándose como soberbios nazis. Aquí Meyer introdujo en la boca de un klingon la frase: “No se puede apreciar a Shakespeare hasta haberlo leído en klingon” en referencia a lo que decían los nazis de Shakespeare por su origen alemán.

El retorno de Meyer también provocó que volvieran los detalles mundanos que tanto le gustaron añadir en Star trek II. Aquí vemos como el Enterprise tiene una cocina, aunque realmente no debería ser así, pues existen los replicadores de comida. Sin embargo Meyer lo justifica diciendo que alguien los tiene que cocinar primero para que el ordenador lo replique. También vemos libros, cojines, mantas, taquillas etc…

Hay un pequeño cameo de Christian Slater, fan declarado de la serie, que aprovechó que su madre, Mary Jo Slater, era la directora de reparto para salir en la película.

Para que la última secuencia fuera más emotiva, se rodó también en último lugar, para que así los actores notaran que esta era la última vez que iban a estar juntos y le dieran una mayor carga de emoción. Para finalizar la película se volvió a narrar la frase de Dónde ningún hombre había llegado antes, cambiada por la menos sexista: Dónde nadie había llegado antes. Para acabar con unos títulos de crédito en los que se ve la firma de cada uno de los actores principales.

Gene Roddenberry murió en 24 de octubre de 1991, 6 semanas antes del estreno de la película.

Lluís Alba
http://www.zumbarte.com/cine/criticas/s/startrek/startrek.html#startrekVI

Star trek V: La última frontera

Si Leonard Nimoy había dirigido dos películas de la saga, William Shatner se propuso igualar a su compañero dirigiendo la quinta parte de Star trek. Por desgracia los resultados no estuvieron a la altura de su predecesor y, aunque vista con distancia la cosa no es tan grave, en su momento fue considerada la peor película de la saga.

Cierto es que no toda la culpa no fue de Shatner, el presupuesto sería de los más bajos de la saga, algo que se nota enormemente. Y un director con poca experiencia no podía esconderlo mucho mejor. Para ajustar presupuestos muchos decorados se aprovecharon de otras películas o de La nueva generación. Los extras que forman un ejército de alienígenas en Nimbus III, llevan la cara tapada con telas como si fueran árabes en el desierto, pues no podían producir tantas máscaras de látex. Esto fue aprovechado para enfatizar la analogía que hay en esta película con los fanatismos religiosos. También se aprovecharon decorados de otras películas que nada tenían que ver con Star trek o la ciencia ficción, como el decorado del hangar del Enterprise, que era el mismo del hall de El príncipe de Zamunda. Y como momento que provoca más sonrojo, está el uso de unos fluorescentes comunes como barras de energía para la celda de la nave. Ni en la serie original de los 60 habían caído tan bajo.

Además del presupuesto, muchas de las ideas de Shatner no fueron llevadas a cabo por no estar de acuerdo el creador de Star trek, Gene Roddenberry, como la idea de utilizar unicornios en lugar de caballos (cabría pensar que hubiese sido peor de no estar Roddenberry parando los pies a Shatner).

Siguiendo con la tónica de Star trek IV, las dosis de humor abundan en la película. Pero si en la anterior parte era algo discutible, aquí hay momentos alarmantes de vergüenza ajena, como Chekov soplando en el transmisor para hacer ver que hay viento o ver a Uhura disfrazada con unas plumas.

También hay ciertas incongruencias que despistan, y no me refiero a la aparición de un hermano de Spock que queda más o menos justificada, si no a ciertas actitudes de los personajes, como unos klingon que se rinden pidiendo perdón, en lugar de defender su honor hasta la muerte o incluso suicidarse.

David Warner, debutó en el universo trek como el sr. John Talbot. En Star trek VI fue un klingon y en Star trek: La nueva generación apareció como cardasiano en el memorable episodio doble: Cadena de mando.
Herman Zimmerman, fue el decorador y diseñador de producción de esta película. Su ardua labor para que la película no desentonase mucho a pesar del poco presupuesto fue premiada por los productores y siguió dándole el look a la saga en las siguientes películas, y en todas las series hasta Enterprise.

Y finalmente añadir que esta fue la última película en la que todo el reparto original formó parte de la tripulación del Enterprise, pues en Star trek VI Sulu pasó a ser capitán de la U.S.S. Excelsior.

Lluís Alba
http://www.zumbarte.com/cine/criticas/s/startrek/startrek.html#startrekV

Star trek IV: Misión salvar la Tierra

Después de dos películas con un tono de tragedia, casi como si de una ópera se tratase, Harve Bennett y Leonard Nimoy decidieron dar un cambio de rumbo hacia una comedia más ligera. Para ello hay una ausencia de enemigos contra los que luchar y los protagonistas realizan un viaje a 1986, lo que siempre facilita el humor al contrastar diferentes culturas.

El equipo creativo continuó igual al de su predecesora, con Nimoy a cargo de la dirección y Bennett en la producción y en el guión, asesorado entre otros por Nicholas Meyer. Para seguir su continuidad con las dos anteriores partes, la película empieza con un resumen de lo ocurrido narrado por William Shatner.

Si en la anterior parte tuvimos el regreso del padre de Spock, en esta ocasión volvemos a ver a su madre, Amanda. Interpretada por Jane Wyatt, tal y como sucedió en el episodio de las serie original Viaje a Babel. Curiosamente Jan Wyatt había trabajado en Horizontes perdidos de Frank Capra en 1937 y, en esta película, Frank Capra III fue el ayudante de dirección.

También en Viaje a Babel, aparecían las razas de los Andorianos y los Telaritas, que pueden verse al inicio de la película en la sala del consejo de la federación.

Lo que más contrasta de esta película con respecto a las anteriores es, como hemos dicho, el uso del humor. Aunque el inicio del argumento es parecido al de Star trek: la película, con la Tierra amenazada por un peligro inminente (recurso que se volverá a utilizar en Star trek: Primer contacto), en lugar de embarcarse con el Enterprise hacia el espacio exterior, esta vez deben usar el ave de presa Klingon para viajar al pasado y traerse de vuelta una ballena para que pueda comunicarse con la amenaza.

Todo esto es aprovechado para introducir una serie de chistes a costa de la diferencia existente entre unos personajes del siglo XXIII con otros del XX. Podemos ver como Spock intenta usar la jerga de la calle sin mucho éxito, al ruso Chekov (todavía en la época de la guerra fría) preguntando a un policía dónde está la base naval con los buques nucleares, o el tópico del punk molestando con su radiocassette en el autobús.

También hay un mensaje ecologista evidente. Curiosamente William Shatner había tenido contactos con Greenpeace, y entre sus estrambóticas actuaciones fuera del cine y de la televisión, está un espectáculo de música con sonidos de ballenas mientras recitaba una poesía de D. H. Lawrence. Poemas que acabo introduciendo en la película.

Los habituales tripulantes del Enterprise, deben utilizar el ave de presa klingon para viajar al pasado porque su nave quedó destrozada en la tercera parte. Pero llegan a rebautizar la nave klingon como HMAV Bounty, en homenaje al barco que realizó el famoso motín, (cuya historia ha sido llevada al cine en varias ocasiones, cuya versión más famosa fue Rebelión a bordo, Lewis Milestone, 1962). Esto los vuelve a asociar levemente con las narraciones de batallas navales que introdujo Nicholas Meyer en Star trek II.

Aunque el Ave de presa klingon es el mismo de la anterior parte, se construyó nuevamente todo el puente de mando. El decorado de Jack Collis se hizo porque el puente aparecía mucho más en esta película. Por fortuna no fue un gasto considerable si tenemos en cuenta que se aprovehcó para tres películas más y para varios episodios de La nueva generación, Espacio profundo nueve y Enterprise.

Lluís Alba
http://www.zumbarte.com/cine/criticas/s/startrek/startrek.html#startrekIV

Star trek III: En busca de Spock

Star Trek II, fue nuevamente un éxito de público, por lo que Paramount anunció rápidamente que habría una tercera película.

Harve Bennett volvió a ser el productor y guionista, lo que contribuyó a darle una mayor continuidad. Para dirigir la película se escogió a Leonard Nimoy, que ya tenía alguna experiencia como director en series televisivas, entre ellas T.J. Hooker, protagonizada por William Shatner. Además, Nimoy, que ya no renegaba de Spock, se había convertido en un experto “vulcanólogo” por lo que lo hacía la persona ideal para dirigir esta película que trataba sobre Spock y la mitología vulcana.

Si en la anterior entrega se enfatizaba la edad de los personajes, en esta se hace lo mismo con la edad del Enterprise. Que ya es vista como una nave vieja por los que no la han tripulado y que no vale la pena ni reparar. Para enfatizar lo equivocados que están los personajes que no aman al Enterprise, se usaron diseños horteras para las naves nuevas, como tapizados de color rosa para las sillas de los puentes de mando.

Harve Bennett quería empezar la película con la última secuencia de la segunda parte, un recurso televisivo que servía para ayudar a los que no habían visto el anterior film. También aportó la novedad de empezar con los pensamientos personales de Kirk en off para que expresara sus sentimientos por la muerte de Spock. Hasta ese momento sólo se habían escuchado cuando narraba lo apuntado en el cuaderno de bitácora.

Los klingon son los enemigos de esta película. Christopher Lloyd consiguió el papel del comandante Kruge, a pesar de las reticencias del estudio por estar encasillado en papeles de comedia por la serie Taxi. Nimoy, sabiendo como nadie lo que es estar encasillado en un papel, fue el factor decisivo para darle la oportunidad a Lloyd como klingon. John Larroquette, famoso posteriormente por la serie Juzgado de guardia, interpreta a otro klingon más moderado. Para crear el idioma klingon de esta película se contrató al lingüista Marc Okrand.

Saavik y David Marcus vuelven a aparecer en esta parte. Saavik ya no fue interpretada por Kirstie Alley, si no por Robin Curtis que también repetirá el papel en la cuarta parte. David Marcus (hijo de Kirk), es asesinado por los klingon, lo que provocará la ira de Kirk ante los klingon, algo que será utilizado en Star Trek VI.

Entre los guiños a la serie está la aparición de los míticos Tribbles de la serie original, y el cameo de Grace Lee Whitney como Janice Rand, personaje habitual en la primera temporada.

Ante la importancia del retorno de Spock del mundo de los muertos, Mark Lenard volvió a interpretar al embajador Sarek, padre de Spock. Y se aprovechó la mitología vulcana aportada en la serie, como la fusión con otras mentes, para idear que el katra (el espíritu de los vulcanos) de Spock se había transferido al dr. McCoy. Así ya tenían una idea para poder revivirlo.

Todos los exteriores se rodaron en un unos grandes estudios que tiene Paramount. Incluso un día hubo un gran incendio en el que el equipo de la película tuvo que ayudar para apagarlo. El propio Shatner cuenta que se decidió a coger una manguera porque le preocupaba que se retrasara el rodaje, pues estaba rodando la serie T.J. Hooker y no podría compaginarlo.

Lluís Alba
http://www.zumbarte.com/cine/criticas/s/startrek/startrek.html#startrekIII

Star trek II: La ira de Khan

Tras el éxito cosechado con la primera adaptación cinematográfica. Se buscó rápidamente la opción de hacer una secuela. Harve Bennett, productor y guionista de esta secuela, no había visto la serie original. Así que lo primero que hizo fue ver toda la serie en 16 mm en 3 meses. Le interesó especialmente el capítulo Space seed (Semilla espacial) de la primera temporada. En el que aparecía Ricardo Montalban como Kahn, un dictador ficticio mejorado genéticamente de finales del siglo XX que había quedado en éxtasis durante 3 siglos junto a su tripulación. Al final del capítulo, Kahn y sus hombres eran enviados al planeta Ceti Alpha V para que crearan su propia civilización y no molestaran al resto del universo. Bennett quedó intrigado con este personaje e imaginó que podría haber pasado con él, con lo que inició la idea de Star Trek II: La ira de Khan.

Uno de los primeros problemas con los que se encontró Bennett fue que Leonard Nimoy, cansado ya de Spock, no quería participar en ninguna película más de Star Trek. Incluso llegó a escribir un libro titulado: I am not Spock. Harve Bennett le dijo que participase y, a cambio, matarían a Spock en la película. Esto, la posibilidad de escribir parte de su personaje y un aumento de sueldo de 100$ más a la semana fue suficiente para que Nimoy volviera a encarnar a Spock.

Finalmente faltaba encontrar un director. Nicholas Meyer, un escritor que había cosechado un gran éxito con la novela “Solución al siete por ciento” sobre Sherlock Holmes, tenía intención de dedicarse al mundo del cine. Dirigió la recomendable película Los pasajeros del tiempo (Time after time, 1979) en el que unía a H.G. Wells con Jack el destripador. Llevaba un tiempo sin que nadie se interesara por él para ningún proyecto, hasta que una amiga que trabajaba en Paramount le dijo que estaban buscando director para una nueva película de Star Trek.

Una vez escogido a Meyer como director, Bennett tuvo una reunión con él para que le diera ideas de lo que le gustaría ver en una película de Star Trek. Meyer aportó las ideas básicas de la película: la vulcana Saavik, el planeta Génesis y que Kirk tuviera un hijo. Cuando Bennett hubo finalizado el guión, volvieron a reunirse esta vez, también junto a Nimoy. A ninguno les gustó el guión, así que Meyer lo reescribió en 12 días aportando ideas nuevas como que se evidenciara la edad de Kirk, que la película fuera más parecida a una batalla naval.

Esto es importante, pues Meyer, era fan de las aventuras de Horation Honblower, e ideó que los tripulantes de la Enterprise llevasen nuevos uniformes más parecidos a la marina naval. Para ello contó con la estimable ayuda de Robert Fletcher, diseñador de vestuario, que ideó los iconos para los distintos cargos militares. Fue la primera vez que se usó en Star Trek. Esto no gustó a Roddenberry que tuvo serias discrepancias con las ideas de Meyer.

Meyer quería aportar novedades, humanizar más a la serie. Suyas son las idead de que Kirk use gafas, que los personajes lean libros comunes de papel. Incluso hay una escena en la que aparece una persona limpiando la nave con un aspirador. También intentó colocar un cartel de Prohibido fumar en el puente de mando del Enterprise, a lo que Roddenberry se negó tajantemente. Pero sí pudo colocarlo en la secuencia de la simulación de una batalla que abre el film.

Para la creación del planeta Génesis se usó una animación hecha por Pixar. Entonces fue una de las animaciones 3D más ambiciosas.
Entre los nuevos personajes destacados de la película están la teniente Saavik, una vulcana que supuso el primer papel en el cine para Kirstie Alley y, los no menos importantes, Carol Marcus y su hijo David Marcus. Una antigua novia de Kirk que le había ocultado que tenía un hijo secreto con este.

Ricardo Montalban volvió a interpretar a Khan 15 años después del episodio de la serie original. Entonces estaba finalizando la 6ª temporada de Fantasy Island. Según cuentan seguía en plena forma y lo demuestra el musculado pecho descubierto que luce, que aseguran no era una prótesis. La aparición de Khan aporta alguna incongruencia en la historia de Star Trek, pues al primer tripulante del Enterpirse que se encuentra es Chekov y ambos se reconocen. A pesar de que Chekov no aparecía en dicho episodio. Meyer dice que ya lo sabía, pero que no le importaba tanto la continuidad.

Cuando se hicieron unos primeros pases de prueba del film, se vio que la gente salía del cine triste y cabizbaja, pues el primer montaje acababa con el funeral de Spock. Los productores vieron que eso podría suponer el final de Star Trek, además, Nimoy ya no estaba tan convencido de que hubiera sido una buena idea matar a Spock. Por lo que Nimoy ideó la escena en la que este susurra algo al oído del doctor McCoy antes de sacrificarse por ellos. Y se añadió la secuencia del ataúd de Spock en el planeta Génesis rodeado de la nueva vida que brota. Dejando una idea en el público de que este no tenía que ser el final de Spock.

Lluís Alba
http://www.zumbarte.com/cine/criticas/s/startrek/startrek.html#startrekII

dissabte, 2 de maig de 2009

Star trek: La película

Para entender la génesis de esta película hay que remontarse 10 años antes de su estreno. En junio de 1969 se emitió en la NBC el último capítulo de la serie original de Star trek, cancelada en su tercera temporada y vista como un fracaso de audiencia para los directivos de la cadena. En otoño de ese mismo año se repuso la serie y, curiosamente, tuvo mejor audiencia que su primera emisión. Pero no era motivo suficiente como para plantearse seguir con nuevos capítulos. Gene Roddenberry, creador de Star Trek, trató de convencer entonces a los directivos para hacer una serie de TV movies, pero fue en vano. En enero de 1972 se hizo uno de los primeros congresos de Star Trek en Nueva York, al que acudieron más de 3.000 participantes, dando muestra de que el fervor por la serie no sólo no iba en descenso si no que aumentaba tras los años. Esto provocó que en 1973 la NBC decidiera emitir una serie de televisión animada basada en Star Trek con 22 episodios divididos en dos temporadas. En 1975 Roddenberry volvió a la carga y firmó un contrato con Paramount, presentando un guión para una TV movie titulado “The god thing”, pero fue recibido con indiferencia. Aún así la popularidad de la serie seguía en aumento, prueba de ello es que, en 1976, la NASA presentó su lanzadera Enterprise. En otoño de 1976 Paramount anuncia que se está preparando una película de Star Trek y que se rodará en Inglaterra. Los guionistas Chris Bryant y Allan Scott acaban un borrador titulado “Planet of the Titans”, incluso se asegura que el director sería Philip Kaufman. Pero en mayo de 1977 el estudio decide no rodarla. Pocos meses después Paramount anuncia el nacimiento de una nueva cadena de televisión: Paramount Television Service, con una nueva serie que sería la estrella de la cadena: Star Trek: Phase II, incluso se llegó a contratar a William Shatner. Pero en noviembre de ese mismo año, la serie se cancela dos semanas antes de empezar el rodaje del primer episodio: “In thy image”, para ampliarlo a dos horas de duración y estrenarlo en cines. Curiosamente en noviembre de 1977 se estrenó con un éxito sin precedentes Star Wars, pudiendo provocar que los directivos de la Paramount creyeran seriamente en un proyecto cinematográfico sobre Star trek. Así, en marzo de 1978 se contrata al director de prestigio Robert Wise y el 7 de agosto comienza el rodaje. Paramount anuncia el 7 de diciembre de 1979 como la fecha de estreno de la película. Muy poco tiempo teniendo en cuenta que se trataba de un film con numerosos efectos visuales. En febrero de 1979 Robert Wise contrató a Douglas Trumbull como supervisor de efectos especiales, que ya había colaborado con Wise en La amenaza de Andrómeda. Trumbull acababa de trabajar en Encuentros en la tercera fase y se trajo a todo su equipo, además de pedir la colaboración de John Dykstra con el que había trabajado en la peli de culto Naves silenciosas. Repartiéndose el trabajo de efectos visuales.

Por fin, el 7 de diciembre de 1979 se estrenó Star trek: La película y fue un éxito.

La película de Star trek se presentó como una versión épica de la serie. Habían pasado 10 años desde su cancelación y se buscó expresamente darle una grandilocuencia a la temática habitual de la serie. Para ello se buscó una amenaza mayor, en lugar de estar en peligro sólo los tripulantes del Enterprise o los habitantes de un planeta lejano, esta vez la amenazada sería la Tierra, con la llegada de un ente espacial llamado V’ger. También podemos ver como se presentan uno a uno los principales personajes de una manera especial: Spock es el primero en aparecer mostrándonos su vertiente más mística, seguido de Kirk, Scott, Uhura, Sulo y Chekov, dejando para el final al Dr. Leonard McCoy, que junto a Kirk y Spock forma el trío sobre el que suelen girar todas las historias de Star Trek.
Además de los protagonistas habituales, hay dos nuevos personajes que aparecen en la película por primera vez: la teniente Ilia y el comandante William Decker. Ilia presentaba un look bastante atrevido para el momento, con toda la cabeza rapada, fue interpretada por la actriz india Persis Khambatta, y era la única actriz que ya estaba contratada antes de la llegada de Robert Wise al proyecto. Lamentablemente falleció en su país natal en 1998.

También participaron en la película otros actores habituales de la serie que no formaban parte del elenco habitual: Majel Barret, la esposa de Roddenberry, repite en su papel de Christine Chapel, enfermera de la serie original, ahora ascendida a doctora. Grace Lee Whitney, habitual en la primera temporada de la serie, también tiene una breve aparición interpretando nuevamente a Janice Rand. Mark Lenard, que había interpretado a un romulano y a Sarek, el padre de Spock, esta vez aparece disfrazado como un Klingon. Probablemente siendo el único actor que ha interpretado a tres razas alienígenas diferentes en Star trek.
La secuencia en la que Kirk reúne a toda la tripulación del Enterprise para explicarles su misión, sirvió como agradecimiento a todos los fans que habían conseguido que la historia de Star trek no finalizase con la serie original, así la mayoría de extras son trekkies, entre ellos Bjo Trimble, la trekkie más popular, iniciadora de la campaña en los sesenta que consiguió que hubiese una tercera temporada.
Uno de los elementos importantes para el éxito de la película fue la contratación de Jerry Goldsmith, compositor de renombre, con el que Wise ya había colaborado antes en El Yang-Tse en llamas. Curiosamente Goldsmith ya había sido tanteado por Roddenberry para hacer la música de la serie original, pero tuvo que declinar la oferta por otros trabajos.

En esta película es la primera vez que vemos a los klingon con el aspecto al que estamos acostumbrados ahora. También aparecen los idiomas klingon y vulcano, pero no sería el definitivo, pues para ello se contrataría al lingüista Marc Okrand a partir de la segunda parte.

Como se ha comentado antes, los efectos especiales corrieron a cargo de Douglas Trumbull y John Dykstra. Encargándose Trumbull del Enterprise y del interior de V’Ger; y Dykstra de las escenas con los klingon, en Epsilon IX y del exterior de V’Ger. El plano inicial de la película en el que la cámara hace un giro de 180 grados por encima al Ave de presa klingon, tardó 3 semanas en rodarse. Y sirvió de contrapunto para hacer lo mismo con el Enterprise en la secuencia final.

Por falta de tiempo los efectos especiales no fueron todo lo destacable que Wise hubiese querido y en 1999 se fue a Paramount a deicrles que quería revisar la película, añadir efectos especiales y remezclar la música. Se buscaron los diseños originales para hacer lo que se había planeado entonces. Entre los cambios más destacados entre las dos versiones está la secuencia de Spock en Vulcano, la visión de un San Francisco sin contaminación y la posibilidad de ver la nave de V’Ger entera desde el exterior. Ni que decir tiene que esta es la versión disponible en la actualidad en DVD y, seguramente nunca volveremos a ver comercializada la versión original.

Lluís Alba
http://www.zumbarte.com/cine/criticas/s/startrek/startrek.html#startrekI