diumenge, 3 de maig de 2009

Star trek II: La ira de Khan

Tras el éxito cosechado con la primera adaptación cinematográfica. Se buscó rápidamente la opción de hacer una secuela. Harve Bennett, productor y guionista de esta secuela, no había visto la serie original. Así que lo primero que hizo fue ver toda la serie en 16 mm en 3 meses. Le interesó especialmente el capítulo Space seed (Semilla espacial) de la primera temporada. En el que aparecía Ricardo Montalban como Kahn, un dictador ficticio mejorado genéticamente de finales del siglo XX que había quedado en éxtasis durante 3 siglos junto a su tripulación. Al final del capítulo, Kahn y sus hombres eran enviados al planeta Ceti Alpha V para que crearan su propia civilización y no molestaran al resto del universo. Bennett quedó intrigado con este personaje e imaginó que podría haber pasado con él, con lo que inició la idea de Star Trek II: La ira de Khan.

Uno de los primeros problemas con los que se encontró Bennett fue que Leonard Nimoy, cansado ya de Spock, no quería participar en ninguna película más de Star Trek. Incluso llegó a escribir un libro titulado: I am not Spock. Harve Bennett le dijo que participase y, a cambio, matarían a Spock en la película. Esto, la posibilidad de escribir parte de su personaje y un aumento de sueldo de 100$ más a la semana fue suficiente para que Nimoy volviera a encarnar a Spock.

Finalmente faltaba encontrar un director. Nicholas Meyer, un escritor que había cosechado un gran éxito con la novela “Solución al siete por ciento” sobre Sherlock Holmes, tenía intención de dedicarse al mundo del cine. Dirigió la recomendable película Los pasajeros del tiempo (Time after time, 1979) en el que unía a H.G. Wells con Jack el destripador. Llevaba un tiempo sin que nadie se interesara por él para ningún proyecto, hasta que una amiga que trabajaba en Paramount le dijo que estaban buscando director para una nueva película de Star Trek.

Una vez escogido a Meyer como director, Bennett tuvo una reunión con él para que le diera ideas de lo que le gustaría ver en una película de Star Trek. Meyer aportó las ideas básicas de la película: la vulcana Saavik, el planeta Génesis y que Kirk tuviera un hijo. Cuando Bennett hubo finalizado el guión, volvieron a reunirse esta vez, también junto a Nimoy. A ninguno les gustó el guión, así que Meyer lo reescribió en 12 días aportando ideas nuevas como que se evidenciara la edad de Kirk, que la película fuera más parecida a una batalla naval.

Esto es importante, pues Meyer, era fan de las aventuras de Horation Honblower, e ideó que los tripulantes de la Enterprise llevasen nuevos uniformes más parecidos a la marina naval. Para ello contó con la estimable ayuda de Robert Fletcher, diseñador de vestuario, que ideó los iconos para los distintos cargos militares. Fue la primera vez que se usó en Star Trek. Esto no gustó a Roddenberry que tuvo serias discrepancias con las ideas de Meyer.

Meyer quería aportar novedades, humanizar más a la serie. Suyas son las idead de que Kirk use gafas, que los personajes lean libros comunes de papel. Incluso hay una escena en la que aparece una persona limpiando la nave con un aspirador. También intentó colocar un cartel de Prohibido fumar en el puente de mando del Enterprise, a lo que Roddenberry se negó tajantemente. Pero sí pudo colocarlo en la secuencia de la simulación de una batalla que abre el film.

Para la creación del planeta Génesis se usó una animación hecha por Pixar. Entonces fue una de las animaciones 3D más ambiciosas.
Entre los nuevos personajes destacados de la película están la teniente Saavik, una vulcana que supuso el primer papel en el cine para Kirstie Alley y, los no menos importantes, Carol Marcus y su hijo David Marcus. Una antigua novia de Kirk que le había ocultado que tenía un hijo secreto con este.

Ricardo Montalban volvió a interpretar a Khan 15 años después del episodio de la serie original. Entonces estaba finalizando la 6ª temporada de Fantasy Island. Según cuentan seguía en plena forma y lo demuestra el musculado pecho descubierto que luce, que aseguran no era una prótesis. La aparición de Khan aporta alguna incongruencia en la historia de Star Trek, pues al primer tripulante del Enterpirse que se encuentra es Chekov y ambos se reconocen. A pesar de que Chekov no aparecía en dicho episodio. Meyer dice que ya lo sabía, pero que no le importaba tanto la continuidad.

Cuando se hicieron unos primeros pases de prueba del film, se vio que la gente salía del cine triste y cabizbaja, pues el primer montaje acababa con el funeral de Spock. Los productores vieron que eso podría suponer el final de Star Trek, además, Nimoy ya no estaba tan convencido de que hubiera sido una buena idea matar a Spock. Por lo que Nimoy ideó la escena en la que este susurra algo al oído del doctor McCoy antes de sacrificarse por ellos. Y se añadió la secuencia del ataúd de Spock en el planeta Génesis rodeado de la nueva vida que brota. Dejando una idea en el público de que este no tenía que ser el final de Spock.

Lluís Alba
http://www.zumbarte.com/cine/criticas/s/startrek/startrek.html#startrekII