diumenge, 3 de maig de 2009

Star trek III: En busca de Spock

Star Trek II, fue nuevamente un éxito de público, por lo que Paramount anunció rápidamente que habría una tercera película.

Harve Bennett volvió a ser el productor y guionista, lo que contribuyó a darle una mayor continuidad. Para dirigir la película se escogió a Leonard Nimoy, que ya tenía alguna experiencia como director en series televisivas, entre ellas T.J. Hooker, protagonizada por William Shatner. Además, Nimoy, que ya no renegaba de Spock, se había convertido en un experto “vulcanólogo” por lo que lo hacía la persona ideal para dirigir esta película que trataba sobre Spock y la mitología vulcana.

Si en la anterior entrega se enfatizaba la edad de los personajes, en esta se hace lo mismo con la edad del Enterprise. Que ya es vista como una nave vieja por los que no la han tripulado y que no vale la pena ni reparar. Para enfatizar lo equivocados que están los personajes que no aman al Enterprise, se usaron diseños horteras para las naves nuevas, como tapizados de color rosa para las sillas de los puentes de mando.

Harve Bennett quería empezar la película con la última secuencia de la segunda parte, un recurso televisivo que servía para ayudar a los que no habían visto el anterior film. También aportó la novedad de empezar con los pensamientos personales de Kirk en off para que expresara sus sentimientos por la muerte de Spock. Hasta ese momento sólo se habían escuchado cuando narraba lo apuntado en el cuaderno de bitácora.

Los klingon son los enemigos de esta película. Christopher Lloyd consiguió el papel del comandante Kruge, a pesar de las reticencias del estudio por estar encasillado en papeles de comedia por la serie Taxi. Nimoy, sabiendo como nadie lo que es estar encasillado en un papel, fue el factor decisivo para darle la oportunidad a Lloyd como klingon. John Larroquette, famoso posteriormente por la serie Juzgado de guardia, interpreta a otro klingon más moderado. Para crear el idioma klingon de esta película se contrató al lingüista Marc Okrand.

Saavik y David Marcus vuelven a aparecer en esta parte. Saavik ya no fue interpretada por Kirstie Alley, si no por Robin Curtis que también repetirá el papel en la cuarta parte. David Marcus (hijo de Kirk), es asesinado por los klingon, lo que provocará la ira de Kirk ante los klingon, algo que será utilizado en Star Trek VI.

Entre los guiños a la serie está la aparición de los míticos Tribbles de la serie original, y el cameo de Grace Lee Whitney como Janice Rand, personaje habitual en la primera temporada.

Ante la importancia del retorno de Spock del mundo de los muertos, Mark Lenard volvió a interpretar al embajador Sarek, padre de Spock. Y se aprovechó la mitología vulcana aportada en la serie, como la fusión con otras mentes, para idear que el katra (el espíritu de los vulcanos) de Spock se había transferido al dr. McCoy. Así ya tenían una idea para poder revivirlo.

Todos los exteriores se rodaron en un unos grandes estudios que tiene Paramount. Incluso un día hubo un gran incendio en el que el equipo de la película tuvo que ayudar para apagarlo. El propio Shatner cuenta que se decidió a coger una manguera porque le preocupaba que se retrasara el rodaje, pues estaba rodando la serie T.J. Hooker y no podría compaginarlo.

Lluís Alba
http://www.zumbarte.com/cine/criticas/s/startrek/startrek.html#startrekIII