dissabte, 16 de febrer de 2008

Pozos de ambición

No sé que película se llevará el gato al agua en los Oscar, si la de los Coen o esta. Pero una vez vistas ambas, Pozos de ambición deja una mayor sensación de satisfacción al finalizar su visionado.

Curiosamente son dos películas a las que se ha criticado su giro final. Reconozco que en No es país para viejos me dejó más descolocado. Pero en Pozos de ambición me parece algo totalmente correcto y coherente con el personaje de Daniel Plainview magistralmente interpretado por Daniel Day-Lewis. Creo que deberían darle el Oscar directamente, y que hubiera un segundo Oscar para los otros cuatro aspirantes a mejor actor, para que hubiese algo de emoción en la ceremonia.

Esta película no sería la misma sin Daniel Day-Lewis, es el hilo conductor y el que lleva el peso actoral sin ninguna duda, con una fuerza que hace palidecer a las excelentes actuaciones de Paul Dano (al que vimos en Pequeña Miss Sunshine) y al niño Dillon Freasier. Seguramente por no haber destacado por encima del huracán Daniel Day-Lewis los académicos no se hayan fijado mucho y no los hayan nominado a los Oscar, y sí a la niña de Expiación, que destacaba más que los sosos protagonistas.

Por supuesto la película también la hace buena uno de los mejores directores contemporáneos Paul Thomas Anderson. Nos hipnotiza con imágenes como la del pozo ardiendo, la Daniel Day-Lewis cayéndose al hoyo al principio del film y, por supuesto esa secuencia final en una bolera. Y presentarnos como reales algunas notas surrealistas como la de los dos hermanos interpretados por Paul Dano, ¿son gemelos? ¿o sólo existe uno de los dos? Surrealista como la secuencia de la lluvia de ranas en Magnolia o, incluso, el enorme pene de Mark Wahlberg en Boogie Nights.

También quisiera destacar especialmente la acertada elección para la música de Jonny Greenwood (miembro de Radiohead). Normalmente no me fijo en la música de las películas (incluso me estorba, será por eso que me gustan las películas de Jaime Rosales), y salgo del cine sin haberme enterado si había tal o cuál banda sonora. Pero este es un caso que ayuda y hace adentrarse mucho mejor en sus hipnóticas imágenes.

Con un espectacular inicio prácticamente mudo, pasando al nudo de la narración en la que vemos como Daniel Plainview pasa prácticamente de la nada buscando plata con un pico y una pala, hasta convertirse en un magnate del petróleo.
Daniel Plainview es un personaje obsesivo, mezquino, incluso roza la esquizofrenia paranoide. Sólo una persona así es capaz de llegar a conseguir un imperio de petróleo. Capaz de usar a su hijo para conseguir más tierras donde perforar, y de abandonarlo a su suerte cuando ya no le hace falta. Alguien que se siente sólo a pesar de estar siempre rodeado de gente. Capaz de matar con sus propias manos, de venderse a la Iglesia aunque no crea en ella.

Personalmente me gustan las películas más sencillas y de personajes cotidianos (mi película preferida de Paul Thomas Anderson sigue siendo Punch Drunk Love), incluso de corta duración. Pero el caso que nos ocupa, que requiere más de dos horas y media de metraje, no sólo no me pareció larga, si no que se me hizo corta. Cuando imágenes como las que vemos en el film te hacen desear ver más y más, no deseas que se acabe, es que estamos, en mi humilde opinión, de una de las mejores películas del año.

Lluís Alba

leerlo en zumbarte.com

dijous, 7 de febrer de 2008

Juno

Juno podría decirse que es la película revelación del año, si hablamos de presupuesto, es como si el Racing de Santander se clasificara para la Champions league, es decir ser seleccionada para los Oscar.

Haberse estrenado en España después de saberse su candidatura al Oscar creo que perjudica a la película por crear demasiadas expectativas. Por suerte desde hace años dejo de ir al cine esperando demasiado para no sentirme decepcionado (aunque a veces lo consiguen) y esperar alguna sorpresa.
Juno es lo que esperaba, ni más ni menos. Es una buena película, cuanto menos original en el planteamiento. Una adolescente se queda embarazada y decide tener el hijo para darlo en adopción .

La parte más destacada son sus diálogos ácidos, sarcásticos. De los que me he reído más en el cine últimamente. Y, por supuesto, Ellen Page. La joven actriz ha sabido crear bien este personaje, y no es fácil. Pues Juno es una adolescente segura de sí misma capaz de tomar decisiones en las que muchos adultos nos veríamos incapaz de solucionar. Siendo esto algo inverosímil, queda creíble gracias a Ellen Page, que, en su forma de actuar, me recuerda algo a Christina Ricci (y por si alguien lo duda, lo digo como un elogio).

Juno es una película optimista. A pesar de presentarnos a una familia de clase media baja, con padres divorciados y con un embarazo adolescente, todo sale bien y sabe salir adelante de la mejor manera. Incluso en la secuencia en la que Juno explica a su padre y madrastra que está embarazada, que en la realidad hubiese sido un drama o hubiese acabado a hostias, son comprensivos y se lo toman bien.

La familia de Juno queda contrastada con la de los futuros padres adoptivos, unos pijos que viven en una enorme mansión, encarnados por Jennifer Garner y Jason Bateman (al que casi había perdido la pista desde La familia Hogan). Una matrimonio en apariencia mucho más feliz y con mejor vida que la familia de Juno, pero que son incapaces de tener un bebé. De todos los personajes masculinos, el de Jason Bateman es el más inmaduro, contrastando con el del padre de Juno (una generación anterior) y el del padre del bebé (una generación posterior). Como si la guionista, Diablo Cody no tuviese confianza en los hombres de su propia generación, pero sí esperanza en lo que vendrá.

Diablo Cody, ex stripper que ha conseguido ser nominada al Oscar por su primer guión cinematográfico (y, junto con Ratatouille, favorita en ganarlo). Por lo leído esta película tiene algo de autobiográfica, al menos ella tenía la personalidad de Juno en la adolescencia.

Y ha tenido la suerte de caer el guión en las manos de Jason Reitman, hijo de Ivan Reitman, director de Los cazafantasmas. Un director joven que, en su segunda película, ha sido nominado al Oscar.

Tanto Oscar puede haber hecho que las expectativas del film sean mayores de lo que vamos a ver. Pero creo que es mejor no hacer caso a estos premios más que como reclamo publicitario, y no pensar en porqué otros directores de comedia ácida siguen sin estar nominados como Todd Solondz o Wes Anderson.


Lluís Alba

Leerlo en zumbarte.com

diumenge, 3 de febrer de 2008

John Rambo

20 años después de Rambo III, Stallone vuelve a uno de los personajes que le dio mayor fama. Un par de años antes ya hizo lo propio con Rocky Balboa. La cosa le salió bien, así que ahora tocaba Rambo.

De las tres películas precedentes, la que tuvo mayor éxito y fama fue la 2ª parte: Rambo. En el momento de su estreno, las películas más conocidas sobre Vietnam eran críticas contra la guerra. Rambo revindicaba a los soldados que dieron la vida por su país, y a la vuelta sólo encontraban gente que les reprobaban que hubiesen ido a la guerra. Esto hizo convertir a Rambo en un gran éxito, a la vez que sinónimo de guerrillero que puede con todo, asesino y facha.

Quizás este no es el mejor momento para reivindicar nada de las últimas guerras de los EEUU, por lo que en esta cuarta película, Rambo se va a Birmania a salvar a unos misioneros cristianos y no acude a Irak ni a Afganistán.

Para que no tengamos dudas de quienes son los malos y deseemos que merecen morir, la película nos presenta a un ejército birmano que se dedica a arrasar poblados, torturar a la gente por diversión haciéndoles correr por campos de minas, violar niños etc...

Seguramente porque este Rambo de 60 años inflado con botox ya no puede el solito con un ejército, tiene la ayuda de unos mercenarios casi tan preparados como él para la guerra.

Si hay algún mensaje en esta película lo vemos en el cambio que sufren los misioneros cristianos, inicialmente en contra de matar, aunque lo que ven les hace invertir su opinión. Y aprender duramente que en la guerra sólo se puede matar o morir.

Más allá de las opiniones morales que pueda tener la película en la que occidentales blancos se dedican a masacrar a malvados asiáticos, hay que decir que como película bélica funciona. Tiene una buena historia que va al grano, no aburre y entretiene. Incluso deja alguna sorpresa de guión clásico en las tácticas que usa Rambo para combatir.

Y, por fin, un trailer que promete gore no se queda sólo en el trailer y vemos sangre, brazos descuartizados, cabezas explotando, intestinos saltando etc... Al más puro estilo de Salvar al soldado Ryan. Un estilo que le viene muy bien a la película para mostrar lo que realmente ocurre en las guerras.

Pero no son sólo blancos contra asiáticos, ya que hay un grupo de rebeldes Birmanos que le ayudan a combatir contra los soldados. Para curarse en salud, esta vez no han dedicado la película al valiente pueblo Birmano, como hicieron con los talibanes en Rambo III, no sea que dentro de unos años el terrorismo internacional venga de Birmania.

Ya veremos como sigue la carrera de Stallone si sigue así, quién sabe si veremos Cobra 2. Estaremos atentos.

Lluís Alba

dissabte, 2 de febrer de 2008

TRAILER - Star trek XI

video

Fecha de estreno en España: 6 de febrero de 2009

Monstruoso

Parece que este 1 de febrero debía ser el día de J.J. Abrams. Coincidencia o no, se estrenaba en España Monstruoso y se podía descargar el primer capítulo de la nueva temporada de Perdidos.

La película no engaña desde el principio, ya te indican que vamos a ver las imágenes de una cámara encontrada en lo que antes se conocía como Central Park. Por lo que toda la película es como si la viéramos con una sola cámara rodada en mano. Lo que para muchos supone mareo y agobio, pero para otros un punto de vista diferente de ver películas. Evidentemente es algo tramposo, pues si alguien tiene que pasar por lo mismo que pasan los protagonistas dudo que aguantase tanto tiempo con la cámara al hombro.

Pero estéticamente funciona, y podemos seguir en primera persona cómo sería el ataque de una especie de Godzilla en Manhattan. Crea mayor realismo, y más cuando hay escenas calcadas a las que vimos durante el 11-S, con la gente huyendo de los escombros por las calles de Nueva York. Incluso vemos el Empire State derrumbándose tal y como lo hicieron las Torres Gemelas. Parece que ya se ha abierto la veda y se puede volver a hacer películas que destrocen Nueva York. Incluso mejor, ahora se tiene la documentación real de cómo pasaría un desastre semejante, lo que puede llegarnos a pensar si el ataque del 11-S no fue provocado por algún productor de cine buscando documentación realista.

Aunque la película narra el ataque de un monstruo a Manhattan, la historia se centra más en los personajes protagonistas y en una relación amorosa del protagonista que sirve como hilo conductor para todo lo que hacen durante la peli. Además entre algunas secuencias se nos insertan planos de lo que había debajo de la cinta, grabado un mes antes. Una forma original de mostrar flashbacks (algo que le gusta a Abrams, como sabrá todo fan de Perdidos).

La idea de empezar la película con una fiesta con varios colegas, mostrándonos normalidad, para seguidamente ver como esto cambia a secuencias de acción, es habitual en J.J. Abrams, como podemos ver en Alias (y en su adaptación inconfesa al cine Misión Imposible III).

En definitiva, la película funciona, mantiene la tensión durante todo el metraje, nos sugiere más que nos muestra. Homenajea a los Aliens de James Cameron, a la fotografía del marino besando a la enfermera de Alfred Eisenstaedt, incluso al Godzilla de Emmerich. Incluso de manera indirecta también homenajea a Perdidos: podemos seguir la película en diversos foros de internet para comentar varios planos que pasan desapercibidos a primera vista. Como algo que pasa en segundo plano en la última secuencia de la película.

Lamento haber obviado al director, Matt Reeves, pero esta película tiene tanta personalidad de J.J. Abrams que empequeñece inmerecidamente al resto de personas implicadas. Iba a ser dirigida por el propio Abrams, pero no pudo al implicarse en la nueva película de Star Trek. Seguramente el proyecto más dificil que ha tenido hasta la fecha por tener que contentar a las hordas de trekkies.

Lluís Alba