diumenge, 3 de febrer de 2008

John Rambo

20 años después de Rambo III, Stallone vuelve a uno de los personajes que le dio mayor fama. Un par de años antes ya hizo lo propio con Rocky Balboa. La cosa le salió bien, así que ahora tocaba Rambo.

De las tres películas precedentes, la que tuvo mayor éxito y fama fue la 2ª parte: Rambo. En el momento de su estreno, las películas más conocidas sobre Vietnam eran críticas contra la guerra. Rambo revindicaba a los soldados que dieron la vida por su país, y a la vuelta sólo encontraban gente que les reprobaban que hubiesen ido a la guerra. Esto hizo convertir a Rambo en un gran éxito, a la vez que sinónimo de guerrillero que puede con todo, asesino y facha.

Quizás este no es el mejor momento para reivindicar nada de las últimas guerras de los EEUU, por lo que en esta cuarta película, Rambo se va a Birmania a salvar a unos misioneros cristianos y no acude a Irak ni a Afganistán.

Para que no tengamos dudas de quienes son los malos y deseemos que merecen morir, la película nos presenta a un ejército birmano que se dedica a arrasar poblados, torturar a la gente por diversión haciéndoles correr por campos de minas, violar niños etc...

Seguramente porque este Rambo de 60 años inflado con botox ya no puede el solito con un ejército, tiene la ayuda de unos mercenarios casi tan preparados como él para la guerra.

Si hay algún mensaje en esta película lo vemos en el cambio que sufren los misioneros cristianos, inicialmente en contra de matar, aunque lo que ven les hace invertir su opinión. Y aprender duramente que en la guerra sólo se puede matar o morir.

Más allá de las opiniones morales que pueda tener la película en la que occidentales blancos se dedican a masacrar a malvados asiáticos, hay que decir que como película bélica funciona. Tiene una buena historia que va al grano, no aburre y entretiene. Incluso deja alguna sorpresa de guión clásico en las tácticas que usa Rambo para combatir.

Y, por fin, un trailer que promete gore no se queda sólo en el trailer y vemos sangre, brazos descuartizados, cabezas explotando, intestinos saltando etc... Al más puro estilo de Salvar al soldado Ryan. Un estilo que le viene muy bien a la película para mostrar lo que realmente ocurre en las guerras.

Pero no son sólo blancos contra asiáticos, ya que hay un grupo de rebeldes Birmanos que le ayudan a combatir contra los soldados. Para curarse en salud, esta vez no han dedicado la película al valiente pueblo Birmano, como hicieron con los talibanes en Rambo III, no sea que dentro de unos años el terrorismo internacional venga de Birmania.

Ya veremos como sigue la carrera de Stallone si sigue así, quién sabe si veremos Cobra 2. Estaremos atentos.

Lluís Alba

4 comentaris:

Goio ha dit...

Yo no estoy para nada de acuerdo con eso de que en Rambo se reivindique la figura del soldado desde un punto de vista facha. En realidad la pelicula lo que hace es reivindicar, a secas, la figura del soldado como alguien que tiene que acatar ordenes al servicio de gobiernos sobre los que nunca habra poder porque ellos son El Poder. El resto, lo del ser humano como mercancia, va en el bote, pero no es exactamente un posicionamiento de ultraderechas como habitualmente se suele decir. Ya Rambo III es otra historia, pero incluso en este caso lo identifico mas con la mala pata (al fin y al cabo los guionistas tambien son victimas de la desinformacion) que otra cosa.

A mi esta ultima me ha gustado muy mucho, y en realidad la veo como un ejercicio de desmitificacion que otra cosa. Vamos, que no dudaria en aplicarle esa etiqueta "antibelicista" que tan de moda esta ahora. Lo de que la carniceria este en primer termino lo veo mas como un arma: ya no se puede decir que la guerra contenga belleza, lo que resta son visceras.

Un puntazo, vaya.

Goio ha dit...

No, hombre, usted respondase aqui, que para eso activo la casilla de aviso.

Sobre ese tipo de cine de genero he hablado largo y tendido en mi flog, pero creo que la mayor parte de las cosas no las envie a la lista. En el cine de accion ochentero (yankee, se entiende) hay que tener en cuenta una serie de parametros. Primero, que lo politico estuvo en manos de unos tipos muy particulares. Segundo, que El Mal, esa necesidad de las sociedades occidentales para justificar sus pasos, se difuminaba conforme crecia el manejo economico. Y alguno mas, pero basicamente estos. Partiendo de aqui, pasar a considerar estos personajes como "fachas" solo porque fueron objeto de alegria para derechistas no es del todo correcto, un poco como en el caso que comentaba en la lista del cine de Leni. Estas pelis hay que saber verlas desde un punto de vista mas neutral, y entonces sobresale el hecho de que ahi el tratamiento que se hace de lo militar esta separado de lo estatal. En ese sentido comparten filosofia con 24, serie que en todos lados se dedican a tildar de facha cuando en realidad tiene una doble lectura que indica justo lo contrario, que hay unos señores (por cuestionables que sean sus actos) que trabajan en unos puestos al servicio de mandos politicos de los que deben fiarse porque ha de entenderse que la eleccion democratica conlleva lo correcto. Si, esto es tirar de lo paranoico como tematica, pero al mismo tiempo tambien es un rasgo perfectamente aceptable y comprensible, y que de ninguna manera se puede asociar a una vertiente conservadora cuando se pone en entredicho las acciones que vienen de la mano de los gobiernos. Esto es lo que sucedia en Rambo, pues al final todo terminaba por descubrirse como una maniobra politica para dejar en buen lugar el mandato de Reagan. Fijese usted como cambia la historia ahora, verdad? Porque en principio parece que se glorifica el poder de los USA como salvaguarda de la paz mundial, y al final resulta que todo viene siendo una serie de actos casuales que, si, mediante una respuesta violenta triunfan cuando en realidad se esperaba que fracasaran.

Zumbarte ha dit...

Cuando vi las pelis de Rambo por primera vez apenas tenía conciencia de nada. Y menos conciencia crítica.
Pero el hecho de que tanto en estas películas como en 24 la mayoría de malos sean siempre extranjeros y de otra raza siempre me ha hecho pensar que tienen un mensaje tendencioso. Fomentando la paranoia. Aunque por otro lado seguramente sea un reflejo de la realidad que vivimos.
No me quejo de las escenas gore de la guerra en Rambo, o sádicas de 24. Creo que es lógico mostrarlas como una realidad.
Pero no veo realmente en que te basas para aplicarle la etiqueta de "antibelcista" cuando los antibelicistas acaban teniendo que matar para sobrevivir, demostrando que la única posibilidad de combatir en una guerra es combatir con las mismas armas.
Antibelicista podrían ser algunos episodios de Star Trek, donde los conflictos se superaban con diálogo o con artimañas inteligentes, quizás algo inocentes para ser reales, pero sí antibelicistas.

Goio ha dit...

1. La primera amenaza en el caso de 24 es siempre extranjera, pero finalmente el peso de la conspiracion esta en manos yankees. Concretamente el grado de paranoia alcanzado en la 5ª es colosal (no digo nada por si no la vio), y ahi es donde se presenta lo que le decia antes, una imagen de lo militar con la que podemos no estar de acuerdo (de hecho a mi no me gusta lo militar), pero que es respetable: ellos no piensan, actuan porque se deben al buen criterio de los mandatarios elegidos democraticamente.

2. En Acorralado no hace falta decir que el enemigo esta dentro. En Rambo tambien era asi, pues toda la operacion no era mas que un camelo y los maximos responsables en realidad deseaban que se fuera todo a la mierda. La tercera habria pasado mas desapercibida de no ser por esa frase final, pues en realidad el eje desencadenante no es otro que el del honor personal de Johnny para salvar a Trautman, por lo que en realidad hay que considerar que la historia no tenia un caracter politico tan jevy. Si, se apoyaba a los afganos, pero por aquel entonces las tropelias por parte de los rusos se cometian igualmente por la importancia del territorio. Que luego cayera el muro y los USA hicieran alli lo que hicieron ya es otro tema, y en realidad no tiene nada que ver con la pelicula.

3. En John Rambo todos llevan hostias: los pacifistas y los mercenarios. Por un lado los pacifistas se comen esa prepotencia de pensar que tienen a un Dios supremo que les permite llevar el Bien al resto del planeta. Por otro lado, los mercenarios se comen su nihilismo a hostias porque no pueden combatir al ejercito amarillo. Y por que tiene ese poder el ejercito? Bueno, porque se les permite, no? El prologo inicial realmente se compone de imagenes que se pueden ver en las noticias, no de imagenes aparecidas desde algun agujero negro de la red, asi que es informacion a la que se supone que todo el mundo tiene acceso. En toda la parte inicial no hay ni una sola toma de posicion por parte del personaje de Rambo, que unicamente expresa que alli arriba solo se puede sobrevivir matando, lo cual en realidad no tiene nada de ideologico. La autentica ideologia que pueda tener la pelicula esta bastante aparcada, pero lo que resta es que en algun lugar del mundo se puedan estar cometiendo ese tipo de animaladas sin que haya participacion de ningun tipo. De hecho el final de la pelicula es bastante caustico en el sentido de que la confrontacion final se sigue manteniendo entre ambos bandos, no hay participacion de un ejercito liberador porque a nadie le interesa tal cosa, y el resultado es que se comete una matanza amoral en manos de personajes que solo estan educados para combatir alli donde hay guerra. Tras eso Rambo abandona la guerra y retoma lo que era el principio de Acorralado: si no esta preparado para el mundo, mejor se aleja. Desde luego que yo ahi no veo una toma de posicion a favor de lo belico, oiga!