dijous, 7 de febrer de 2008

Juno

Juno podría decirse que es la película revelación del año, si hablamos de presupuesto, es como si el Racing de Santander se clasificara para la Champions league, es decir ser seleccionada para los Oscar.

Haberse estrenado en España después de saberse su candidatura al Oscar creo que perjudica a la película por crear demasiadas expectativas. Por suerte desde hace años dejo de ir al cine esperando demasiado para no sentirme decepcionado (aunque a veces lo consiguen) y esperar alguna sorpresa.
Juno es lo que esperaba, ni más ni menos. Es una buena película, cuanto menos original en el planteamiento. Una adolescente se queda embarazada y decide tener el hijo para darlo en adopción .

La parte más destacada son sus diálogos ácidos, sarcásticos. De los que me he reído más en el cine últimamente. Y, por supuesto, Ellen Page. La joven actriz ha sabido crear bien este personaje, y no es fácil. Pues Juno es una adolescente segura de sí misma capaz de tomar decisiones en las que muchos adultos nos veríamos incapaz de solucionar. Siendo esto algo inverosímil, queda creíble gracias a Ellen Page, que, en su forma de actuar, me recuerda algo a Christina Ricci (y por si alguien lo duda, lo digo como un elogio).

Juno es una película optimista. A pesar de presentarnos a una familia de clase media baja, con padres divorciados y con un embarazo adolescente, todo sale bien y sabe salir adelante de la mejor manera. Incluso en la secuencia en la que Juno explica a su padre y madrastra que está embarazada, que en la realidad hubiese sido un drama o hubiese acabado a hostias, son comprensivos y se lo toman bien.

La familia de Juno queda contrastada con la de los futuros padres adoptivos, unos pijos que viven en una enorme mansión, encarnados por Jennifer Garner y Jason Bateman (al que casi había perdido la pista desde La familia Hogan). Una matrimonio en apariencia mucho más feliz y con mejor vida que la familia de Juno, pero que son incapaces de tener un bebé. De todos los personajes masculinos, el de Jason Bateman es el más inmaduro, contrastando con el del padre de Juno (una generación anterior) y el del padre del bebé (una generación posterior). Como si la guionista, Diablo Cody no tuviese confianza en los hombres de su propia generación, pero sí esperanza en lo que vendrá.

Diablo Cody, ex stripper que ha conseguido ser nominada al Oscar por su primer guión cinematográfico (y, junto con Ratatouille, favorita en ganarlo). Por lo leído esta película tiene algo de autobiográfica, al menos ella tenía la personalidad de Juno en la adolescencia.

Y ha tenido la suerte de caer el guión en las manos de Jason Reitman, hijo de Ivan Reitman, director de Los cazafantasmas. Un director joven que, en su segunda película, ha sido nominado al Oscar.

Tanto Oscar puede haber hecho que las expectativas del film sean mayores de lo que vamos a ver. Pero creo que es mejor no hacer caso a estos premios más que como reclamo publicitario, y no pensar en porqué otros directores de comedia ácida siguen sin estar nominados como Todd Solondz o Wes Anderson.


Lluís Alba

Leerlo en zumbarte.com