dissabte, 2 de maig de 2009

Star trek: La película

Para entender la génesis de esta película hay que remontarse 10 años antes de su estreno. En junio de 1969 se emitió en la NBC el último capítulo de la serie original de Star trek, cancelada en su tercera temporada y vista como un fracaso de audiencia para los directivos de la cadena. En otoño de ese mismo año se repuso la serie y, curiosamente, tuvo mejor audiencia que su primera emisión. Pero no era motivo suficiente como para plantearse seguir con nuevos capítulos. Gene Roddenberry, creador de Star Trek, trató de convencer entonces a los directivos para hacer una serie de TV movies, pero fue en vano. En enero de 1972 se hizo uno de los primeros congresos de Star Trek en Nueva York, al que acudieron más de 3.000 participantes, dando muestra de que el fervor por la serie no sólo no iba en descenso si no que aumentaba tras los años. Esto provocó que en 1973 la NBC decidiera emitir una serie de televisión animada basada en Star Trek con 22 episodios divididos en dos temporadas. En 1975 Roddenberry volvió a la carga y firmó un contrato con Paramount, presentando un guión para una TV movie titulado “The god thing”, pero fue recibido con indiferencia. Aún así la popularidad de la serie seguía en aumento, prueba de ello es que, en 1976, la NASA presentó su lanzadera Enterprise. En otoño de 1976 Paramount anuncia que se está preparando una película de Star Trek y que se rodará en Inglaterra. Los guionistas Chris Bryant y Allan Scott acaban un borrador titulado “Planet of the Titans”, incluso se asegura que el director sería Philip Kaufman. Pero en mayo de 1977 el estudio decide no rodarla. Pocos meses después Paramount anuncia el nacimiento de una nueva cadena de televisión: Paramount Television Service, con una nueva serie que sería la estrella de la cadena: Star Trek: Phase II, incluso se llegó a contratar a William Shatner. Pero en noviembre de ese mismo año, la serie se cancela dos semanas antes de empezar el rodaje del primer episodio: “In thy image”, para ampliarlo a dos horas de duración y estrenarlo en cines. Curiosamente en noviembre de 1977 se estrenó con un éxito sin precedentes Star Wars, pudiendo provocar que los directivos de la Paramount creyeran seriamente en un proyecto cinematográfico sobre Star trek. Así, en marzo de 1978 se contrata al director de prestigio Robert Wise y el 7 de agosto comienza el rodaje. Paramount anuncia el 7 de diciembre de 1979 como la fecha de estreno de la película. Muy poco tiempo teniendo en cuenta que se trataba de un film con numerosos efectos visuales. En febrero de 1979 Robert Wise contrató a Douglas Trumbull como supervisor de efectos especiales, que ya había colaborado con Wise en La amenaza de Andrómeda. Trumbull acababa de trabajar en Encuentros en la tercera fase y se trajo a todo su equipo, además de pedir la colaboración de John Dykstra con el que había trabajado en la peli de culto Naves silenciosas. Repartiéndose el trabajo de efectos visuales.

Por fin, el 7 de diciembre de 1979 se estrenó Star trek: La película y fue un éxito.

La película de Star trek se presentó como una versión épica de la serie. Habían pasado 10 años desde su cancelación y se buscó expresamente darle una grandilocuencia a la temática habitual de la serie. Para ello se buscó una amenaza mayor, en lugar de estar en peligro sólo los tripulantes del Enterprise o los habitantes de un planeta lejano, esta vez la amenazada sería la Tierra, con la llegada de un ente espacial llamado V’ger. También podemos ver como se presentan uno a uno los principales personajes de una manera especial: Spock es el primero en aparecer mostrándonos su vertiente más mística, seguido de Kirk, Scott, Uhura, Sulo y Chekov, dejando para el final al Dr. Leonard McCoy, que junto a Kirk y Spock forma el trío sobre el que suelen girar todas las historias de Star Trek.
Además de los protagonistas habituales, hay dos nuevos personajes que aparecen en la película por primera vez: la teniente Ilia y el comandante William Decker. Ilia presentaba un look bastante atrevido para el momento, con toda la cabeza rapada, fue interpretada por la actriz india Persis Khambatta, y era la única actriz que ya estaba contratada antes de la llegada de Robert Wise al proyecto. Lamentablemente falleció en su país natal en 1998.

También participaron en la película otros actores habituales de la serie que no formaban parte del elenco habitual: Majel Barret, la esposa de Roddenberry, repite en su papel de Christine Chapel, enfermera de la serie original, ahora ascendida a doctora. Grace Lee Whitney, habitual en la primera temporada de la serie, también tiene una breve aparición interpretando nuevamente a Janice Rand. Mark Lenard, que había interpretado a un romulano y a Sarek, el padre de Spock, esta vez aparece disfrazado como un Klingon. Probablemente siendo el único actor que ha interpretado a tres razas alienígenas diferentes en Star trek.
La secuencia en la que Kirk reúne a toda la tripulación del Enterprise para explicarles su misión, sirvió como agradecimiento a todos los fans que habían conseguido que la historia de Star trek no finalizase con la serie original, así la mayoría de extras son trekkies, entre ellos Bjo Trimble, la trekkie más popular, iniciadora de la campaña en los sesenta que consiguió que hubiese una tercera temporada.
Uno de los elementos importantes para el éxito de la película fue la contratación de Jerry Goldsmith, compositor de renombre, con el que Wise ya había colaborado antes en El Yang-Tse en llamas. Curiosamente Goldsmith ya había sido tanteado por Roddenberry para hacer la música de la serie original, pero tuvo que declinar la oferta por otros trabajos.

En esta película es la primera vez que vemos a los klingon con el aspecto al que estamos acostumbrados ahora. También aparecen los idiomas klingon y vulcano, pero no sería el definitivo, pues para ello se contrataría al lingüista Marc Okrand a partir de la segunda parte.

Como se ha comentado antes, los efectos especiales corrieron a cargo de Douglas Trumbull y John Dykstra. Encargándose Trumbull del Enterprise y del interior de V’Ger; y Dykstra de las escenas con los klingon, en Epsilon IX y del exterior de V’Ger. El plano inicial de la película en el que la cámara hace un giro de 180 grados por encima al Ave de presa klingon, tardó 3 semanas en rodarse. Y sirvió de contrapunto para hacer lo mismo con el Enterprise en la secuencia final.

Por falta de tiempo los efectos especiales no fueron todo lo destacable que Wise hubiese querido y en 1999 se fue a Paramount a deicrles que quería revisar la película, añadir efectos especiales y remezclar la música. Se buscaron los diseños originales para hacer lo que se había planeado entonces. Entre los cambios más destacados entre las dos versiones está la secuencia de Spock en Vulcano, la visión de un San Francisco sin contaminación y la posibilidad de ver la nave de V’Ger entera desde el exterior. Ni que decir tiene que esta es la versión disponible en la actualidad en DVD y, seguramente nunca volveremos a ver comercializada la versión original.

Lluís Alba
http://www.zumbarte.com/cine/criticas/s/startrek/startrek.html#startrekI

2 comentaris:

Anònim ha dit...

Se impone urgentemente la necesidad de una crítica de la nueva peli de Star Trek en Zumbarte. La estoy esperando para decidir si la voy a ver o no.

ALex

Anònim ha dit...

uufff pedazo de resumen!!!! yo he visto la peli, me ha molado, lo que se me hacía raro aes ver a silar como spock.
YY