dimarts, 4 de desembre de 2012

Sin tregua



David Ayer curtido como guionista en films de tan diferente calibre como U-571 (ídem, 2000) de Jonathan Mostow, Training day (ídem, 2001) de Antoine Fuqua, A todo gas (The fast and the furious, 2001) de Rob Cohen o S.W.A.T.: Los hombres de Harrelson (S.W.A.T., 2003) de Clark Johnson, estrena su segundo tercer film como director tras Vidas al límite (Harsh times, 2005) y Dueños de la calle (Street kings, 2008).

Bajo el prisma del trillado género de las 'buddy movies' policíacas, Sin tregua es un film poco convencional. Incluso se puede considerar una obra de autor en la que Ayer ejerce de director, guionista y productor.

Tanto formal como argumentalmente el film muestra el cercenado punto de vista de una pareja de policías de la calle. Montado en su mayor parte a partir de las grabaciones de un proyecto personal del policía Brian Taylor (Jake Gyllenhaal), junto a otras cámaras situadas en los coches patrulla o en los uniformes de los mismo policías de a pie. Mientras que la película centra su enfoque en la vida personal de los protagonistas y deja el caso principal de luchas entre bandas callejeras como algo secundario. Información solo apta para los ojos privilegiados de departamentos superiores policiales de los que no trata el film.

Este enfoque centrado en los personajes no impide que se vean afectados en una trama criminal que les supera. Así los aficionados al género más convencional, encontrará las suficientes dosis de acción (con pinceladas que rozan el gore) para no sentirse defraudados.

Lluís Alba
zumbarte.com