dijous, 24 de juny de 2010

Air Doll

Antes de acercarme al cine donde proyectaban Air Doll, tuve la oportunidad de ver la anterior película de Koreeda, Still walking. La película narraba magistralmente la vida de una familia japonesa solamente mostrándonos un fin de semana de reunión familiar.

Las expectativas estaban altas. Así que, Air Doll, decepciona al no estar a la altura de su predecesora. Pero quizás tampoco era la intención del director, que esta vez se dedicaba a adaptar un manga de argumento marciano en el que una muñeca hinchable cobra vida.

Esto sirve de excusa para que la muñeca se cruce con una serie de personajes que, por diversos motivos, se encuentran solos. Narrado desde el punto de vista simplista de la que acaba de nacer, Koreeda nos habla de la soledad en la sociedad actual. Aunque la forma de hacerlo es coherente con el personaje principal, un tema tan complejo hubiese dado mucho más de sí con otro tratamiento de la historia. Y más si tenemos en cuenta el currículum de Koreeda.

La sensación que evoca su visionado es que se trata de una película de transición. De un divertimento, un relajamiento en la carrera del director. Solo el futuro nos dirá si Koreeda volverá a su anterior estilo en sus próximas obras. Mientras tanto, sólo queda recomendar una búsqueda de su filmografía anterior para disfrutar de gran cine.

Lluís Alba