dijous, 25 de setembre de 2008

Vicky Cristina Barcelona

La penúltima película de Woody Allen (siempre es la penúltima porque cuando estrena una ya ha rodado otra) es la más especial para los habitantes de Barcelona. Largamente anunciada, hemos ido viviendo el rodaje día a día. Ha habido polémicas con las habladurías de la prensa sobre Scarlett Johanson, sobre el dinero que ha invertido la ciudad en la película y cómo no lo hace para autores autóctonos etc… Así que el estreno de esta película, casi tenía sabor a reestreno.

Cuando se dijo que Woody Allen rodaría una película en Barcelona, casi no me lo podía creer (aunque se había rumoreado varias veces). Para mí, que me autoproclamo fan del director, era un evento especial, incluso soñaba con una escena compartida entre Joan Pera y el propio Allen. Pero cuando se iba sabiendo el casting protagonista español: Javier Bardem y Penélope Cruz me pareció que escogió demasiado fácil: los dos actores más internacionales que tenemos en este momento. Incluso que Bardem interprete a un pintor catalán me parecía algo fuera de lugar. Visto ahora en perspectiva, supongo que era la opción más lógica para una película internacional.

Una vez vista la película, se puede soltar el tópico de que no es el mejor Allen. Pero está claro que el mejor Allen va desde mediados de los 70 hasta finales de los 90 (que no es poco). Pero también se puede afirmar que la peor película de Woody Allen suele ser mejor que la mejor película de la media de los directores de cine.

Vicky Cristina Barcelona tiene todo lo habitual en el cine de Allen, amores imposibles, relaciones frustradas, cuernos entre gente de clase media alta etc… Pero hay algunas diferencias con respecto al Woody Allen de siempre. No sé si es por el director de fotografía Javier Aguirresarobe, pero hay algunas secuencias, sobre todo las rodadas en Oviedo, en el que la cámara está desenfocada. Como si hubiese puesto en piloto automático a lo Lars Von Trier en El jefe de todo esto. Otra diferencia está en los diálogos, cuando Penélope y Javier usan el castellano da la sensación de que Allen sólo les haya dado algunas indicaciones y les pida que improvise. Pues dudo que Allen conozca expresiones tan españolas como: niñata de mierda.

También se ha criticado que Allen sólo muestre lo más bonito de Barcelona. Aunque es lógico que así sea, no creo que conozca tanto la ciudad y sus alrededores como para ir mostrando los yonkis de Can Tunis. Aunque sí muestra a las típicas putas de Barcelona (aunque de forma más linda de lo que se puede ver en la realidad).

Lluís Alba