dijous, 25 de febrer de 2010

Un profeta

Me confieso, esta es la primera película de Jacques Audiard que veo. A pesar de los elogios que había leído sobre él y, sobre su anterior película, De latir mi corazón se ha parado (es el título de la peli no lo que me ha ocurrido al leer sobre Audiard). Estamos ante un cine de autor más que accesible, pero como ocurre en estos casos, lo que no es accesible es el acceso a su visionado. Son películas que no estarán en el videoclub de la esquina y la única esperanza de verlas en condiciones son en su efímero paso por los cines entre Avatar y Avatar, ni siquiera su rastreo por internet resulta fácil (aunque todavía no he desistido a encontrar sus anteriores pelis).

He leído que Audiard siempre hace la misma película, ni lo sé ni me importa (de momento), pues Un profeta es una magnífica obra por sí sola y no tiene la más mínima importancia si el tema es poco original o reiterativo en su filmografía. Como bien había leído, la influencia de (cuando) Scorsese (era bueno) es clara y, por supuesto, de El padrino de Coppola.

Para mi generación y para los más jóvenes, el visionado de El padrino puede resultar gozoso, pero uno siempre tiene la sensación de estar viendo un hecho histórico que refleja un pasado más o menos reciente. Un profeta es El padrino de nuestros días, y eso le otorga una sensación de realidad superior, a pesar de que todo sea ficción.

El argumento pueda resultar increíble, pero está tan bien definido y detallado que lo imposible se convierte en real. El personaje protagonista, su evolución de un delincuente analfabeto sin amigos que aprende en la cárcel todo lo que no ha podido aprender en su vida, la relación con las diferentes etnias que pueblan la prisión y, especialmente, con Luciani está tan bien relatado que las dos horas y media de duración no son en ningún caso una exageración en el metraje, si no algo completamente necesario (a pesar del dolor de nalgas que representa esa duración en según que cines).

Así que, si esta semana sólo podéis ver una película debería ser esta, mientras tanto yo seguiré en mi búsqueda de anteriores películas de Audiard por la red.

Lluís Alba