dijous, 4 de novembre de 2010

Retornos

Buen debut, estrenado de tapadillo en nuestras salas, del cineasta Luis Avilés, colombiano de nacimiento y gallego de adopción. No debe ser casual su condición de inmigrante para explicar las sensaciones que pueden tener varios personajes de la película. Desde el protagonista, un gallego emigrado a Ginebra por un hecho turbulento de su pasado, con el que tiene que enfrentarse nuevamente. O con la prostituta cubana que acaba convirtiéndose en el macguffin de la película para acabar hablándonos de otras muchas cosas que no tienen nada que ver con la trama de suspense.

Como se ha podido leer, este es un thriller rural que deja las mismas buenas sensaciones de las películas del género que abundaban en el Hollywood de los 40 y 50. El guión acaba dando más importancia a las relaciones familiares del protagonista que convulsiona con su llegada el aparentemente tranquilo pueblo. Por lo que se le perdona que la trama de suspense principal avance a base de artificios en el guión (¡Esa enciclopedia de medicina con las hojas arrancadas!).

Aparentemente sin un presupuesto demasiado holgado, Luis Avilés consigue eludir las partes más costosas de la producción con buenas elipsis narrativas para que los accidentes automovilísticos estén en la película sin que se vean en pantalla. Esperemos que el ahorro presupuestario haya sido suficiente para que la película recupere la inversión en taquilla y los productores sigan manteniendo la confianza en el director.

Lluís Alba