dijous, 14 de juliol de 2011

Beginners (Principiantes)

Segunda película de Mike Mills, con el lujo que supone poder contar con caras conocidas que siempre ayudan en la taquilla. A Ewan McGregor (Trainspotting) se le suma la veteranía de Christopher Plummer (Sonrisas y lágrimas) y la hipnótica belleza de Mélanie Laurent (Malditos bastardos).

La estructura narrativa alterna al alimón tres etapas importantes en la vida de Oliver. 1) La infancia que pasó más cercana a su madre. 2) Cuando su padre sale del armario a los 75 años y se le diagnostica cáncer. 3) Tras la muerte de este y el inicio de su relación con Anna.

Malabarismos temporales a parte, lo importante de esta película intimista es que toca bien (y no es fácil) todos los temas que desea tratar. Desde las relaciones de pareja (con alusión al maestro Ingmar Bergman a través de un libro sobre Liv Ullmann), la muerte, la homosexualidad, las relaciones paterno-filiales etc... Personajes bien dibujados (humanos y animales) y matizando convenientemente su estado psicológico según le afecte más o menos directamente cada situación.

Lluís Alba