dijous, 28 de juliol de 2011

La víctima perfecta

El debutante Antti Jokinen da el salto al cine desde la experiencia que otorga la dirección de videoclips y capítulos de series de televisión. Y lo hace metido en la nueva etapa de la mítica productora Hammer que tan buenos recuerdos trae a los amantes del terror.

Desgraciadamente nos ofrece una película tópica de lo más vulgar. Cuesta creer que este guión haya pasado el filtro de cualquier producción media y todavía más en una película que cuenta con cierta repercusión internacional, la participación de Hilary Swank y el cameo de Christopher Lee (personaje metido con calzador, apuesto a que no existía en el guión original) para rememorar el retorno de la Hammer.

Sólo la dirección de fotografía de Guillermo Navarro y una pequeña acrobacia narrativa en el primer tercio del metraje son dignos de recordar. Los siguientes dos tercios del guión parecen escritos por el piloto automático de algún programa informático sin alma artística.

Lluís Alba