dijous, 17 de març de 2011

Nunca me abandones

En 2002 se estrenó Retratos de una obsesión (One hour photo), una película de la que se destacó injustamente más las dotes dramáticas de Robin Williams que cualquier otra consideración artística. Mark Romanek, ha esperado ocho años para volver a hacer cine y demostrar que aquello no fue casualidad.

El argumento es similar a La isla (The island, 2005) de Michael Bay, pero sustituyendo las escenas de acción por una reflexión moral sobre el uso de clones para nuestro beneficio personal. Así, Nunca me abandones, se puede catalogar dentro del cine de ciencia ficción más preocupado por las repercusiones éticas que del interés científico que pueda sugerir el tema.

Científicamente es indiferente que se debata sobre si un clon tiene alma. Obviamente si se crea un clon al que se le ha anulado su voluntad y capacidad de decisión, es natural que deje de ser humano. Por lo que, vista desde un interés científico, la película no puede captar nuestra atención.

Una vez se acepta este enfoque, el guión de Alex Garland (basado en la novela de Kazuo Ishiguro), tiene el discurso moral de mostrarnos un ser humano tan evolucionado hasta la deshumanización que, son los clones, sin voluntad, los únicos capaces de expresar sentimientos.

La dirección de Romanek acentúa acertadamente la intención del guión. Mostrando siempre desde el punto de vista del clon lo que ocurre a su alrededor, con los humanos pululando sin apenas intervenir en sus acciones ni mostrar interés. Y, cuando lo hacen se expresan de la misma fría manera que lo haría una máquina, como se evidencia en la imagen de los cirujanos extirpando velozmente los órganos de un clon.

Lluís Alba

4 comentaris:

Felip... ha dit...

El libro de Ishiguro es brutal. No sabía que lo hubieran adaptado... a verla!

Zumbarte ha dit...

Yo no conocía la novela pero sí que había una peli... Al final me vais a obligar a leerla.

Humberto Dib ha dit...

Hola, llegué a este blog porque te vi como seguidor en el de una conocida, me pareció muy interesante, voy a quedarme por aquí.
En relación con la película, no la vi, pero leí el libro de Kazuo Ishiguro. Si lograron la mitad de lo que él transmite, debe ser un gran film.
Te dejo un saludo desde Argentina.
Humberto.

www.humbertodib.blogspot.com

Zumbarte ha dit...

Gracias por pasarte Humberto.

En cuanto pueda me agencio el libro.