dijous, 15 de juliol de 2010

La saga Crepúsculo: Eclipse

Cuesta opinar sobre una película destinada a un sector tan acotado como es el del público adolescente femenino. Aunque eso no tiene porque ser sinónimo de una mala peli, sí que es fácil hacerlo mal con este material de base. Luna nueva demostró esta premisa, convirtiéndose por derecho propio en una de las películas más abominables de la historia del cine. El listón estaba tan bajo, que los productores tuvieron la sabia decisión de contratar a David Slade, director de Hard Candy y 30 día de oscuridad, para remontar el nivel artístico (que no el económico) de la saga.

Sin mayores dificultades, Eclipse mejora su predecesora. No sólo por aportar más y mejores escenas de acción, si no porque tiene momentos en los que no llega a tomarse demasiado en serio a los personajes. Algo que le va bien a Taylor Lautner que, con su “interpretación” consigue elevar al nivel de Oscar las de sus dos compañeros Kristen Stewart y Robert Pattinson. El guión tiene una frase que incrementa la sensación de auto-parodia, cuando Edward le pregunta a Jacob si no tiene camisetas.

Vista la película, no me extraña que sea un éxito entre el público femenino adolescente. Pues todo el film es un calienta bragas, en el que se suceden secuencias que harán las delicias de sus sueños eróticos. Y todo eso a pesar del mensaje de la defensa de la virginidad antes del matrimonio que, por lo visto, parece totalmente compatible con la defensa de la masturbación femenina. Me pregunto que opinará Eduardo García Serrano sobre esta película.

David Slade aporta una dosis necesaria de acción hacia el final para no caer en la ñoñería romanticona del resto del film. Por desgracia, el conservadurismo que impregna La saga Crepúsculo: Eclipe, obliga a convertir en piedra los cuerpos de los vampiros muertos, no sea que alguien vea incoherente que brote la sangre cuando se cercenan cabezas y extremidades de los cuerpos.

Que no continúe el mismo director en la cuarta parte, es sinónimo de acuerdo por un año y liberación para un proyecto más acorde con su categoría. Pero los productores han aprendido y, rápidamente, han contratado a Bill Condon. Un director aún más extraño para esta saga, pero que habrá que ver como aporta su granito de arena al engranaje de una maquinaria tan grande que funciona por sí sola.

Lluís Alba

3 comentaris:

Anònim ha dit...

Hola!!! hacía tiempo ya que no me pasaba, con respecto a la peli en cuestión, vaya peñazoooooo!!!!!! uno sabe cuando va a ver este tipo de peli lo que espera encontrar, pero por lo menos un nivel inferior de ñoñerias no hubiera estado mal, en fín es para lo que es y punto.
Saludos veraniegos!!!

Anònim ha dit...

Jejejejej, Luisito, que la peli es para tías y tus comentarios para tíos :P

Zumbarte ha dit...

Pozi, así queda repartido. Tías a ver la peli y tíos a leer mis comentarios.