dijous, 22 de juliol de 2010

Noche y día

Ha generado cierta polémica esta película. No solo por ver a James Mangold (director de películas más serias como Copland o El tren de las 3:10) construyendo un divertimento puro, si no, en España, por la ubicación en Sevilla de un encierro de San Fermín. Algo que nos choca porque conocemos el tema, pero es habitual en este tipo de producciones, incluso en aquellas aparentemente más realistas. Elevando de manera jocosa la incongruencia que mezclaba las fallas con la Semana Santa sevillana en Mission: Impossible II.

El film no engaña a nadie y, desde el inicio, se nos presenta como una clara parodia del cine de espías. Pero utilizando sus propias armas. Desde actores reconocidos hasta escenas de acción tan buenas (o incluso mejores) que las de los films en los que se basa. El guión está lleno de situaciones ingeniosas y diálogos divertidos que hilvanan perfectamente una sucesión de clichés vistos en películas de acción a las que hace referencia. Incluso con unos personajes mejor definidos. Pues, considerando que es una peli donde la acción prevalece por encima de todo, no escatima momentos para construir un pasado de los protagonistas o de presentar una serie de secundarios que les dan una mayor consistencia.

Tom Cruise se está moviendo para buscar nuevos roles interpretativos, pues sabe que tarde o temprano finalizarán sus días como héroe de acción y sex-symbol. Si en Tropic Thunder se disfrazó para buscar un tono de comedia, aquí no le hace falta hacerlo para parodiarse a sí mismo. Lo que no sé es si se le podrá tomar en serio cuando vuelva a enfundarse la piel de Ethan Hunt en Mission: Impossible IV.

Lluís Alba