dijous, 11 d’octubre de 2012

Festival de Sitges (11-10-2012)


Tras dos días iniciando las sesiones a las 8:15, hoy el festival nos da un tregua y comienza a las 9:00. Apenas una hora más de sueño ha servido para mantenerme despierto durante las tres pelis de hoy.


INVASOR (2012) de Daniel Calparsoro


Había perdido la pista a Daniel Calparsoro, o más bien ni me había molestado en seguirla. Pues solo vi su primer film, Salto al vacío (ídem, 1995) en uno de sus primeros pases por el Plus (cuando el Plus molaba) y solo recuerdo desinterés. No sé siquiera si me gustó o no. Posiblemente olvidarla fuera una defensa natural de mi cerebro.

Basado en la novela homónima de Fernando Marías, publicada en 2004, trata sobre dos médicos soldados españoles destinados en Irak cuando Aznar se alió con Bush para mandar tropas. Tras sufrir un atentado, la película salta unas semanas en el tiempo para seguir el punto de vista de uno de los médicos curándose de las heridas y, a base de flashbacks, irá rellenando lo que le pasó en Irak tras el atentado.

Desde un inicio Invasor no es gran cosa, con diálogos tan impostados que hasta los buenos actores que tiene el film parecen estar representando una obra teatral de un instituto. A medida que avanza la película, la cosa empeora: Trampas de guión facilonas, elementos que entran y salen de la escena como por arte de magia, personajes que se cruzan sin ningún sentido etc...

Si, al menos, todos esos defectos sirvieran para crear un thriller entretenido no importarían tanto. Por si faltara algo, existe una crítica tan ingenua anti-belicista y anti-gubernamental que harían sonrojar hasta a un adolescente.


SINISTER (2012) de Scott Derrickson


Film de terror bastante convencional pero eficiente. En el que un escritor de libros sobre crímenes se traslada con su mujer e hijos a la casa donde ha sido asesinada toda una familia excepto la hija pequeña que permanece desaparecida. El escritor encuentra buena documentación, pues en el desván se halla una caja con películas Super 8 en el que están filmados este y otros asesinatos.

Los que hayan visto el tráiler, apenas les quedarán demasiadas sorpresas por descubrir. Por lo que recomiendo a los que estén interesados en la película acudir 'vírgenes' al cine.

Mantiene un buen suspense, crea una buena atmósfera de miedo y tiene buenos personajes. Si a una película que trata sobre unas filmaciones misteriosas de unos asesinatos le sumamos que la proyección se ha parado realmente en el pase matinal del Festival, la diversión es máxima.


WOLF CHILDREN (2012) de Mamoru Hosoda


Mamoru Hosoda ya tenía una dilatada carrera como director de películas y series de televisión, sobretodo de los populares Digimon. Pero en 2006 cambió de terció con La chica que saltaba a través del tiempo (Toki o kakeru shôjo) que junto a su posterior film, Summer wars (Samâ uôzu, 2009), gozó de un gran reconocimiento.

Wolf children supone una aproximación al universo de Miyazaki. El film en el que una madre debe cuidar sola a sus hijos. Con la particularidad que su padre era un hombre-lobo. Para pasar desapercibida abandona su pequeño apartamento en la ciudad para irse a vivir a una enorme vivienda perdida en medio del campo. Un lugar que guarda muchas similitudes con la vivienda de Mi vecino Totoro (Tonari no Totoro, 1988) de Hayao Miyazaki.

Trata diversos temas como la relación con la naturaleza, el esfuerzo maternal, las distintas formas de madurar etc...

Como no podría ser de otra manera, la película está unos escalones por debajo de las obras de Miyazaki, incluso de la mayoría del estudio Ghibli. Pero es totalmente recomendable para aficionados del anime.

Lluís Alba
www.zumbarte.com