dimarts, 9 d’octubre de 2012

Festival de Sitges (9-10-2012)


Con el día de hoy superamos la mitad de la duración del Festival. Tras el carrusel de humor de ayer, hoy han tocado unas sesiones bastante más serias. Obviamente ayer me lo pasé mejor.


CHAINED (2012) de Jennifer Lynch


Ser hija de David Lynch no debe ser fácil si, como es el caso, pretende dedicarse al mismo oficio que su padre. Su debut con Mi obsesión por Helena (Boxing Helena, 1993) tuvo problemas de distribución al ser atacada por asociaciones feministas de EEUU. Por lo que tardó la friolera de 15 años en volver a dirigir un film: Surveillance (ídem, 2008) con el que ganó el premio a la mejor película del Festival de Sitges. Pero su siguiente film, Hisss (ídem, 2010) volvió a traerle problemas y fue despedida sin poder supervisar el montaje final que jamás se ha atrevido a ver.

Con Chained ha vuelto a tener problemas de distribución y en EEUU saldrá directamente en DVD ya que han creído que era demasiado perturbadora como para proyectarla en cines. A las pocas horas de haberla visto, no se conoce que alguna asociación ultra-católica española haya vuelto a denunciar a Ángel Sala por el pase del film... ni creo que encontrara demasiados motivos para hacerlo, a pesar de haber un menor de por medio.

Pues la película trata de manera sobria y con una ambientación malsana el secuestro de un niño de 9 años por un violador asesino en serie. Vincent d'Onofrio hace un papel estelar (imprescindible verla en v.o., aunque dudo que se llegue a doblar) metiéndose en la piel de un psicópata que mantiene esclavizado al pequeño niño durante casi 10 años. Le humilla obligándole a sustentarse solo con las sobras de su comida, le roba la identidad cambiándole el nombre e intenta que se vuelva un asesino como él.

Lo peor es el final que, de la dura sobriedad de la mayor parte del metraje, cambia a la habitual convencionalidad de cualquier producción. Para ser un film tan prohibido, podría haber ido por otros derroteros.


COSMOPOLIS (2012) de David Cronenberg


Hoy es mi sexto día viendo de 3 a 4 películas diarias, por lo que la capacidad de atención comienza a menguar. Y un film como Cosmopolis requiere cierta exigencia cultural y concentración.

Se la puede comparar superficialmente a otra película vista en el festival: Holy motors, pues también tiene tintes surrealistas (sin serlo del todo) y la limusina juega un papel principal.

Cosmopolis se basa en una novela homónima publicada en 2003 de Don DeLillo que, y cito de wikipedia, es considerado una de las figuras centrales del posmodernismo literario. No conozco su obra, pero se dice que el film de Cronenberg es bastante fiel, por lo que estoy interesado en leer el libro de un visionario que en 2003 ya vaticinó el colapso del capitalismo.

No es un film fácil de digerir en un solo visionado pero sí muy estimulante.


THE WALL (2012) de Julian Pölsler


Película basada en una prestigiosa novela de la escritora austriaca Marlen Haushofer publicada en 1963. Que, según el periódico del Festival de Sitges, era una parábola de la condición de la mujer.

Habría que leer la novela original e introducirse en el contexto histórico de cuando se publicó. Pero visto dentro de la vorágine del festival en pleno 2012 no me ha acabado de convencer, sobretodo la interminable voz en off (que posiblemente en el libro funcione mejor) con una prosa cargante y poco creíble.

Más teniendo en cuenta que la narración es la excusa formal del libro mediante la cual la mujer protagonista describe lo que le ha ocurrido en los últimos meses, tras quedar atrapada en lo alto de una montaña por un extraño muro invisible que no le permite salir de allí. En la película de Julian Pölser, el recurso narrativo resulta redundante, pues imágenes y audio muestran lo mismo.


JUEGO DE NIÑOS (2012) de Makinov


Remake mexicano de la película de 1976 ¿Quién puede matar a un niño? de Chicho Ibañez Serrador. O, si lo prefieren, nueva versión de la novela del escritor asturiano Juan José Plans.

No tengo fresco en la memoria el film del creador del Un, dos, tres... pero he visto muchas más semejanzas que diferencias. Posiblemente algo más de sangre y gore.

El misterioso director Makinov parece haber sido muy respetuoso con el film de 1976, y solo puedo añadir que funciona igual de bien.


Lluís Alba
www.zumbarte.com