dissabte, 13 d’octubre de 2007

Los cronocrímenes

Primer largo de Nacho Vigalondo. Nominado al Oscar por su divertido corto 7:35 de la mañana. Se había convertido en un icono popular en internet. Por Sitges circulaban camisetas de MONDO VIGALONDO.

Es una película sencilla. Con sólo 4 actores (y uno de ellos es el propio Vigalondo), rodada en pocos escenarios. Una historia de ciencia ficción sobre los viajes en el tiempo de Héctor (Karra Elejalde), personaje que va evolucionando, a la vez que el espectador, mientras descubre el argumento.

Cuesta un poco hablar de esta película sin desvelar nada. Aguanta bien el suspense y engancha a todo momento. Seguramente es demasiado sencilla (y no hablo de efectos especiales, ni escenas espectaculares) para los acostumbrados a ver películas o leer sobre ciencia ficción. Seguramente algo comedido para poder agradar a todo el público y no sólo a los 4 frikis que apreciaríamos más paradojas temporales y tramas complicadas bien hilvanadas.

Cómo gran acierto visual está el hombre con las vendas rosas. Destinado a ser un próximo icono popular entre los aficionados al género.
Incluso podemos verle los pechos a Bárbara Goenaga, una imagen en apariencia gratuita, pero que no lo es una vez descubrimos parte de la trama.

Un buen debut, con una película de ciencia ficción (poco habitual en España), esperemos que sea el inicio de una interesante carrera.

Nacho Vigalondo en Sitges

Nacho Vigalondo estuvo en la premier europea de la película en Sitges. Se le vio un tipo animado y excitado por la situación. Explicó con cierta ironía que está esperando a ver si alguna vez se estrena en España y acto seguido empezó a llamar uno por uno a todo el equipo a que subiera al escenario, alargando así la presentación de la película en un mar de aplausos. Estaba contento con el estreno y nos dejó la frase en agradecimiento al público: Siento que en la película no vayais a ver una imagen cómo la que estoy teniendo yo ahora.

Incluso tuvo un momento de participación freak. Al inicio de la película, el público iba aplaudiendo y jaleando la aparición de cada productora y nombre que salía en los créditos (con algún leve silbido a la comunidad de Madrid y al Ministerio de cultura de España). Y cuando salió Comunidad de Cantabria, fue el propio Vigalondo el que gritó y aplaudió más alto que nadie.

Lluís Alba

Verlo en zumbarte.com