dijous, 23 d’octubre de 2008

Camino

Esta película es un cambio radical en la filmografía de Javier Fesser. Pasar de la comedia surrealista de El milagro de P. Tinto y La gran aventura de Mortadelo y Filemón al drama de Camino, como mínimo llama la atención.

Para visualizar este cambio, Fesser ha dejado de lado el estilo característico que ha tenido, hasta ahora, su obra, sobre todo ese ritmo frenético y acelerado que resulta muy bien en la comedia, para pasar a un estilo más pausado y con planos más largos. Aunque no hay un abuso desmesurado de los efectos digitales, sí encontramos como característica común dicha utilización de la infografía, presente en las escenas en la que vemos los sueños de Camino.

Curiosamente, las secuencias surrealistas (que deberían ser a las que Fesser esté más acostumbrado) son las que más chirrían en la peli. Aunque salvo de la quema las que muestra el (inconsciente) miedo que tiene Camino a su madre. Destacando una en la que, homenajeando, a Alicia en el País de las maravillas, Camino ve sus proporciones menguadas al lado de las de su madre.

No sé si pretendía ser una escena surrealista, un momento en la primera operación de Camino. Cuando la duermen, tienen que girarla boca abajo, y se ve el cuerpo desnudo de la niña. Seguramente, al no poder mostrarse el cuerpo desnudo de una adolescente, se sustituyó el cuerpo por una prótesis de gomaespuma que canta un poco por su rigidez y se nota a la legua que no es un cuerpo real. A no ser que fuera un homenaje de Fesser a su hermano, hubiese sido mejor no mostrar el cuerpo desnudo de la niña si no estaba permitido.

Camino trata varios temas, aunque principalmente es el retrato de un grupo de personas que pertenece al Opus Dei. Aunque Fesser sostiene que ha tratado de ser neutral, la peli es una crítica a dicha secta (ups). Pero es cierto que en ningún modo la muestra con un tono burlesco, simplemente mostrándolo con naturalidad ya queda retratado de sobras lo que son esta gente. La sensación que tuve, es la misma como si viera una peli que mostrara como viven integristas islámicos en la intimidad o cualquier otra religión exótica y lejana.

Aunque dónde se nota la mayor crítica al Opus es en la secuencia final, ironizando con el doble sentido los sentimientos reales de Camino con lo que entienden los mayores. Mostrando que cada uno cree en lo que quiere creer. El amor de una adolescente comparado por el amor a Dios de los creyentes.

Otro de los aspectos destacables del film es en el paralelismo entre Camino y su hermana mayor, Nuria. En Nuria vemos la proyección de lo que Camino podría llegar a ser, o al menos lo que pretende su madre, una numeraria del Opus. Mientras que Camino todavía es una niña que sueña con otras cosas más allá del amor a Dios, Nuria ya está en las redes del Opus y es una creyente fiel y sumisa que no tiene personalidad. Para enfatizar más este paralelismo, Fesser ha escogido dos actrices clónicas. De hecho, si sólo viéramos su rostro, cuesta diferenciar quién es Nerea Camacho y quién es Manuela Vellés.

Y es que, en los actores de la película, recae otra de las grandes virtudes de la película. Es cierto que hay algunos planos en lo que no se entiende la exagerada expresión en la cara de Nerea Camacho (tampoco se lo tendremos en cuenta), por lo demás hace un papel muy destacable y, seguramente, estemos ante el descubrimiento de una gran actriz. Pero tampoco hay que olvidar a la mencionada Manuela Vellés, a Mariano Venancio, Jordi Dauder ni a la gran interpretación de Carme Elias.

A pesar de todos los méritos relatados, no me ha parecido una película redonda. No criticaré su larga duración, dos horas y media, porque no me pareció que le sobrara ninguna secuencia (exceptuando el eterno final). Pero está claro que es un handycap para que haya más espectadores interesados en mover el culo de sus casas y depositarlos en una butaca de cine. Lo peor de la peli es cuando abusa en la búsqueda de la lágrima fácil de una manera fácil y tramposa (los sonidos de mocos en la sala competían directamente con los decibelios del Dolby Surround). También pierde la película cuando muestra cosas que ya se habían dado a entender sutilmente antes, como si pensara que el espectador es tonto.

Pero, el balance es positivo. Hay que tenerlos bien puestos en este país para hacer una crítica al Opus Dei abiertamente, esperemos que esto no le pase factura a Fesser por culpa de algún fanático religioso (que de esos hay muchos).

Lluís Alba

4 comentaris:

fesser ha dit...

Ya se ve que, después del fracaso en taquilla (la 7ª película de la semana pasada, y eso que no había muchas más), a Fesser le interesa crear polémica antes del fin de semana.

Cometí el error de ir a ver Camino, lo cual sólo me hizo pasar un mal rato con una película larga, lenta y sangrienta. Estoy de acuerdo con los críticos: el tema se aborda lentamente y la película resulta como una patada en el estómago. Tuve que irme al cabo de dos horas de película... y todavía le quedaba lo peor, según me han contado.

La película ya está en la red para descargar. Os recomiendo que os la bajéis y gastéis ese dinero en unas buenas copas, en lugar de pasar un mal rato en el cine.

fesser2 ha dit...

Después de estar una hora bostezando mientras veía la película -por lo aburrida que es-, me empecé a marear de toda la sangre que sale en las operaciones. Tuve que acabar yéndome y tirando el dinero que me había gastado en la entrada.

Menos mal que mis amigos también estaban aburridos con la película y nos fuimos todos a tomar unas cañas.

Me he metido algo en los foros de internet y veo que están manipulados por sectáreos que hacen radiografías y las retocan con photoshop a su gusto, para luego borrar los comentarios que no les dan la razón.

Me parece lamentable este fanatismo talibán de fesser y las personas a las que paga, para intentar que alguien vea su película, después del fracaso del festival de San Sebastián y de la taquilla del fin de semana pasado.

Zumbarte ha dit...

¡Qué importante soy!
Hasta el Opus lee y opina en mi blog.

Markus ha dit...

Pues a mi la verdad (dejando a parte el drama) la pelicula me gustó, y como friki que soy la escena de la playa esta bastante currada con los efectos, pa ser españolada.