dimecres, 20 d’octubre de 2010

Amphibious 3D

Película total de serie B, pero no de la actual si no de la que se hacía hace 30 años.

Quizás por ello me ha encantado retrotraerme a mi infancia en las sesiones matinales del Centre Parroquial d’Horta, en la que nos tragábamos sesiones dobles que podían mezclar sin orden ni concierto películas de Jackie Chan, Bud Spencer y Terence Hill, Star wars, El planeta de los simios, dibujos clásicos de Disney, Star trek, los hermanos Marx, películas japonesas de monstruos o producciones españolas de serie B como Serpiente de mar de Amando de Ossorio.

En Amphibious 3D tenemos una pequeña historia de ¡atención! un escorpión gigante que sale del mar de Sumatra. Mezclamos la esclavitud de niños indonesios en una plataforma de pesca y ya tenemos película. El 3D no deja de ser mero artificio en toda la historia, salvo por el plano final de la película en la que Brian Yuzna se marca un efectivo momento imposible de recrear sin una sala llena de gente con gafas estereoscópicas.

Lluís Alba