dimecres, 20 d’octubre de 2010

Outrage

El retorno de Kitano al cine de yakuzas, tras un par de películas surrealistas que le tuvieron ocupado en una búsqueda interior de personalidad y creatividad.

La relación que presenta entre los diferentes clanes mafiosos, no deja de ser un paralelismo violento de las puñaladas que ocurren en las grandes (y no tan grandes) empresas. Engaños, torturas, asesinatos y más asesinatos nos muestra lo que se debe hacer para escalar posiciones.

No deja de haber cierta auto-referencia con la situación actual de Kitano, pues su personaje siempre acata las órdenes del jefe más poderoso sin rechistar para acabar apartado del clan. Algo así debió sentir cuando tenía éxito con sus películas de yakuzas y el rechazo posterior por sus obras más personales.

Lluís Alba