dimecres, 20 d’octubre de 2010

A serbian film

Es una película.

Lo escribo por si a alguien no le quedó claro, por si alguien no sabe diferenciar realidad y ficción.

Como cada cierto tiempo, aparece una película de tales características: Saló o los 120 días de Sodoma, Holocausto caníbal o la más reciente Martyrs. Todas ellas tan diferentes entre sí.

A serbian film parece dar un paso más allá, pues trata explícitamente un tema tan tabú como el de la pederastia. La película es una provocación frente a todos los que opinarán en su contra, sin diferenciar realidad y ficción. Eso parece querernos decir su director con la solución narrativa para mostrar las escenas gore, siempre a través de flashbacks o a de filmaciones dentro de la misma película. Las únicas muertes que aparecen en la línea narrativa principal, ocurren fuera de plano.

Es una película que busca ser desagradable desde su interior hasta lo que se diga en el exterior. Estéticamente sucia, desde su fotografía, pasando por sus personajes (el protagonista va mal afeitado, tiene el pelo grasiento usa ropa sucia y arrugada), la música aparece para molestar y crear mal rollo en nuestros cerebros.

Probablemente haya que relacionarla con el contexto del país en el que está realizada. Con una guerra tan reciente, en la que debieron suceder atrocidades de la magnitud representada en la película.

Lluís Alba