dimarts, 26 d’octubre de 2010

Paranormal activity 2

Oren Peli, nacido en Israel, rodó con cuatro duros (12 céntimos para las nuevas generaciones) Paranormal activity, aprovechando una premisa argumental para rodarla con una sola cámara. Tuvo la suerte que Spielberg se fijara en el film y, más allá de sospechar de un lobby judío, se dedicó a promocionarla para encontrar una buena distribución.

Tres años después, el nombre de Oren Peli sólo aparece en la producción de esta secuela, que tiene todos los visos de convertirse en una saga tan longeva como lo está siendo Saw.

Con más dinero en la producción, los responsables de esta secuela han ideado la manera de continuar con el mismo estilo de filmación ampliando el número de cámaras. Como recientemente se pudo ver en El diario de los muertos (Diary of the dead, 2007) de George A. Romero, se usa como elemento de vouyerismo del espectador las filmaciones de las cámaras de seguridad de la casa. Lo que otorga más posibilidades en el montaje, bajo el mismo estilo de película casera.

Conscientes que la sorpresa de la primera parte era uno de sus puntos fuertes, los responsables de distribuir esta secuela, ocultaron su argumento, incluso omitiendo los habituales pases de prensa. Esta promoción se sitúa en las antípodas del resto de cine comercial, cuyos trailers suelen ser un resumen de principio a fin, sin dejar nada nuevo que contar al espectador que se gastará un dinero en la entrada. Gracias a este secretismo descubrimos, a medida que avanza la película y no antes, las conexiones que tiene con su primera parte.

Todo ello consigue que Paranormal activity 2 sea una buena secuela, aunque en ningún momento llega a superar la primera película. Pero sí logra hacer que se caguen de miedo aquellas personas sensibles a lo paranormal, tal y como lo hace un programa de Iker Jimenez.

Lluís Alba

2 comentaris:

Sonix ha dit...

La primera no me encantó y me decepcionó un poco, pero esta la veré, a ver qué tal.

Zumbarte ha dit...

Esta peli tiene admiradores y detractores por igual.

Si no te gustó la primera, dudo que te entusiasme la segunda.

Lluís