dimecres, 20 d’octubre de 2010

Dream home

La respuesta gore a la burbuja inmobiliaria nos viene desde China. Con una película sobre una psicópata que organiza una matanza para poder devaluar el precio de la vivienda que desea comprar.

Una interesante estructura narrativa, que combina dos líneas temporales. Una a tiempo real y otra, montada a base de flashbacks que, cual capítulo de Perdidos, nos revela las motivaciones sangrientas de la protagonista.

No falta el espectáculo gore, con extirpaciones de ojos, intestinos colgando, sangre mezclada con sexo y una búsqueda original del asesinato que cumple las delicias del agradecido público de Sitges.

Lluís Alba